عربي English עברית Deutsch Italiano 中文 Español Français Русский Indonesia Português Nederlands हिन्दी 日本の
Conocer a Alá
  
  

   

 

muchos de los contemporáneos de jesús (la paz sea con él) afirmaron que él era el esperado mesías, al igual que lo hicieron antes con juan el bautista, ¿jesús (la paz sea con él) reclamó o le dijo a sus discípulos que él lo era? ¿cumplió con las profecías acerca del esperado mesías?

en una oportunidad le preguntó a sus discípulos acerca de lo que la gente decía sobre él, y luego les preguntó: “él, entonces, les preguntó: ‘y ustedes, ¿quién dicen que soy yo?’ pedro le contestó: ‘tú eres el cristo.’ pero jesús les dijo con firmeza: ‘no se lo digan a nadie.’ luego comenzó a enseñarles que el hijo del hombre debía sufrir mucho y ser rechazado por los notables, los jefes de los sacerdotes y los maestros de la ley; que iba a ser condenado a muerte y que resucitaría después de tres días.” marcos 8: 29 – 31. él prohibió enérgicamente que ellos dijeran eso acerca de él, y les comentó que sería objeto de conspiración y asesinato. no hay duda que esto no era lo que ellos esperaban del “victorioso mesías”. en otras palabras, él les explicó que no era el victorioso mesías a quien ellos estaban esperando; quienes estaban seguros traería victorias, triunfos, perseverancia; y no sufrimiento, dolor y muerte.

lucas confirma: “…y pedro respondió: ‘que tú eres el cristo de dios.’ jesús les prohibió estrictamente que se lo dijeran a nadie.” lucas 9: 20 – 21. haciendo esto, jesús (la paz sea con él) les prohibió a los discípulos el otorgarle el título “el esperado mesías”. no fue porque estuviera temeroso de los judíos, ya que les informó que la conspiración ocurriría. por lo tanto, no tiene sentido, que negara dicho título si en realidad él era el “esperado mesías”. él lo prohibió porque lo que ellos decían no era cierto.

pedro se negó a aceptar que jesús (la paz sea con él) fuera el hombre quien sufriría y moriría, y no el “esperado rey victorioso”, por lo que fue a culpar a jesús (la paz sea con él) por haber anunciado tales noticias.

veamos lo que mateo dice en relación a este hecho: “a partir de ese día, jesús comenzó a explicar a sus discípulos que debía ir a jerusalén que las autoridades judías, los sumos sacerdotes y los maestros de la ley lo iban a hacer sufrir mucho. les dijo también que iba a ser condenado a muerte y que sería elevado al tercer día. pedro lo llevó aparte y se puso a reprenderlo, diciéndole: ‘¡dios te libre, señor! no, no pueden sucederte esas cosas.’ pero jesús se volvió y le dijo: ‘¡detrás de mí, satanás! tú me harías tropezar. no piensas como dios, sino como los hombres.’” mateo 16: 21 – 23.

pedro se sorprendió al igual que el resto de los discípulos, ellos le escucharon decir: “‘y cuando yo haya sido levantado de la tierra, atraeré a todos a mí.’ jesús daba a entender así de qué modo iba a morir.” juan 12: 32 – 33. luego ellos expresaron su objeción a la idea del sufrimiento del mesías, y preguntaron si jesús (la paz sea con él) estaría hablando de sí mismo.

“le contestaron: ‘la escritura nos enseña que el cristo reina para siempre. ¿cómo dices tú que el hijo del hombre va a ser levantado? ¿de quién estás hablando?’” juan 12: 34. estaban sorprendidos de escuchar la verdad de jesús (la paz sea con él); la verdad que destruyó su quimera de ser el “esperado rey victorioso”.

el sacerdote al khudary está de acuerdo con nosotros acerca de que jesús (la paz sea con él) no era el “mesías victorioso” esperado por los judíos, pero él era el mesías espiritual. luego nos alertó: “un hecho importante es que jesús (la paz sea con él) nunca trató de mostrarse como el mesías, esa fue la razón de porqué cuando veía que las personas lo veían como un mesías, él los detenía.” (1)

el padre matta al meskeen, un estudioso egipcio, dijo: “los discípulos reunieron evidencias durante la vida de jesús (la paz sea con él), eso fue suficiente para confirmarse a sí mismos que él era el mesías; sin embargo, cada vez que ellos lo trataban de demostrar, jesús (la paz sea con él) se los prohibía…los estudiosos se agotaron de que jesús (la paz sea con él) constantemente escondiera su identidad como el mesías, y ellos tuvieron que decir todo lo que pudieron acerca de él.” (2)

jesús (la paz sea con él) de vez en cuando mantenía la negación acerca de que él era el mesías. “… ‘este es ciertamente el profeta que ha de venir al mundo.’ pero jesús se dio cuenta de que iban a tomarlo por la fuerza para proclamarlo rey, y, nuevamente, huyó solo a la montaña.” juan 6: 14 – 15. ¿por qué escapó? de hecho, no era el “esperado rey”, pero ellos insistían debido a sus milagros, y por la esperanza y el deseo que ellos tenían, de que él los salvaría de la injusticia y la crueldad de los romanos.

el sacerdote al khudary dijo: “el grupo entusiasta estaba esperando al mesías político. cuando vieron a jesús, quien estaba predicando la cercanía del reino de dios, pensaron que era en realidad el mesías político, y esta es la causa de porqué lo querían hacer rey y líder, pensando que podía reunir apoyo y soporte para ellos; pero jesús solía salir solo y dirigirse a las montañas, porque su reinado no es en este mundo, y él no necesita este reino que causa peleas y matanzas en las personas.” (3)

felipe le dijo a natanael: “… ‘hemos hallado a aquel de quien escribió moisés en la ley y también los profetas. es jesús, el hijo de josé de nazaret.’” juan 1: 45. natanael fue donde jesús (la paz sea con él) y le dijo: “…‘maestro, ¡tú eres el hijo de dios! ¡tú eres el rey de israel!’ jesús le dijo: ‘tú crees, porque te he dicho: te vi bajo la higuera. verás cosas mayores que éstas.’” juan 1: 49 – 50. jesús le contestó que vería más milagros; no le dijo que él era el rey esperado.

en el palacio de pilato él negó que él pudiera ser el rey esperado de los judíos, como ellos habían clamado y rumoreado. “jesús contestó: ‘mi realeza no procede de este mundo; si fuera rey como los de este mundo, mi guardia habría luchado para que no cayera en manos de los judíos. pero mi reinado no es de acá.’” juan 18: 36. su reino es espiritual, el cual está en el cielo, no es el esperado rey de los judíos; el reinado temido por los romanos, “es conocido de las profecías que el mesías será el rey y religioso.” (4)

su inocencia a esta acusación fue claramente probada en el palacio de pilato, quien le dijo: “ahí empezaron a acusarlo, diciendo: ‘hemos comprobado que este hombre es un agitador. no quiere que se paguen los impuestos al césar y se hace pasar por el rey enviado por dios.’ pilato, pues, lo interrogó en estos términos: ‘¿eres tú el rey de los judíos?’ jesús le contestó: ‘tú eres el que lo dice.’” lucas 23: 2 – 3. pilato fue convencido de su inocencia y dijo: “…‘no encuentro ningún motivo para condenar a este hombre.’” juan 18: 38.

en el evangelio de juan, jesús (la paz sea con él) le explicó a pilato que el motivo de su mensaje era dar testimonio de la verdad, y no ser un rey para los seres humanos. dijo: “‘tú has dicho que yo soy rey. para esto nací, para esto vine al mundo, para ser testigo de la verdad. todo hombre que está de parte de la verdad, escucha mi voz.’” juan 18: 37.

entre los que se dieron cuenta que jesús (la paz sea con él) no era el esperado mesías estaba judas iscariote. quien – visto por el sacerdote al khudary – traicionó a jesús (la paz sea con él) porque él era miembro de un grupo entusiasta que soñaba con la aparición del victorioso mesías. estaba decepcionado, y comenzó a sospechar acerca de si sería o no jesús el esperado mesías. “al volver a cafarnaún, se acercaron a pedro los que cobran el impuesto para el templo y le dijeron: ‘el maestro de ustedes, ¿no paga el impuesto?’ ‘claro que sí’, contestó pedro. y se fue a casa. cuando entraba, se anticipó jesús y dijo a pedro: ‘¿qué piensas de esto, simón? ¿quiénes pagan impuestos o contribuciones a los reyes de la tierra: sus hijos o los extraños?’ pedro contestó: ‘los extraños.’ y jesús le dijo: ‘los hijos, pues, no tienen porqué pagarlo. sin embargo, para no escandalizar a esta gente, vete a la playa, echa el anzuelo, y al primer pez que pique ábrele la boca. hallarás ahí una moneda de plata; tómala, y paga por mí y por ti.’” mateo 17: 24 – 27. (5)

otros se dieron cuenta de que jesús (la paz sea con él) no era el esperado mesías. conocían el origen de jesús, su familia y tribu, mientras que el esperado mesías sería un extraño, no conocido por los judíos. “algunos vecinos de jerusalén se preguntaban: ‘¿no es éste el que quieren eliminar? y habla en público y nadie le dice nada. ¿o será que nuestros gobernantes han reconocido que éste es el cristo? pero de él sabemos de donde viene; en cambio, cuando se presente cristo, nadie sabrá de dónde viene.’” juan 7: 25 – 27. eso era porque el esperado mesías sería un extraño para los hijos de israel.

jesús (la paz sea con él) confirmó la autenticidad de los signos que ellos mencionaron acerca del ausente mesías; dijo: “por eso jesús dijo en voz muy alta en el templo estas advertencias: ‘¡ustedes dicen que me conocen y que saben de dónde vengo! sepan que no he venido en nombre propio: quien me envía es el verdadero. ustedes no lo conocen, pero yo lo conozco porque soy de él, y él me ha enviado.’…sin embargo, muchos del pueblo creyeron en él, y decían: ‘cuándo venga el cristo, ¿hará más señales milagrosas que este hombre?’” juan 7: 28 – 31. jesús (la paz sea con él) mencionó que él era un mensajero enviado por dios, y que no era a quien ellos estaban esperando, porque ellos no conocían aún a aquel.

había personas que habían dicho que creían en él, y entendieron que él no era el esperado mesías. veamos lo que dijo juan: “sin embargo muchos del pueblo creyeron en él, y decían: ‘cuando venga el cristo, ¿hará más señales milagrosas que este hombre?’” juan 7: 31.

jesús (la paz sea con él) fue un descendiente de david, como es mencionado en mateo y lucas, y su gente repetidamente lo llamó con ese nombre: “cuando supo que era jesús de nazaret, se puso a gritar: ‘¡jesús, hijo de david, ten compasión de mí!’” marcos 10: 47. (véase también: mateo 1: 1; 20: 31; y muchos otros versos.)

el esperado mesías o el próximo rey no es un descendiente de david, como jesús testificó: “mientras estaban allí reunidos los fariseos, jesús les preguntó: ‘¿qué piensan de cristo? ¿de quién debe ser hijo?’ contestaron: ‘será hijo de david.’ jesús agregó esta otra pregunta: ‘¿cómo entonces david, inspirado por dios, llama al cristo su señor? pues dice en un salmo: el señor ha dicho a mi señor: siéntate a mi derecha hasta que ponga a tus enemigos bajo tus pies. si david lo llama señor, ¿cómo entonces es hijo suyo?’ pero nadie pudo contestarle ni una palabra. desde aquel día, no hubo quien se atreviera a hacerle más preguntas.” mateo 22: 41 – 46. abiertamente jesús (la paz sea con él) testificó que él no era el esperado mesías.

jesús (la paz sea con él) no podía cumplir con las profecías del próximo gran rey, y no podía ser un rey del trono de david ni de nadie más. él era un descendiente del rey pecador “joaquím hijo de josías”, uno de los abuelos de jesús (la paz sea con él) mencionado en el libro de las crónicas 1ero. “…el hijo de manasés, amón; el hijo de amón, josías. los hijos de josías fueron iojanán, su primogénito; joaquím su segundo hijo; sedecías, el tercero; y salúm, el cuarto.” crónicas 1ero 3: 14 – 15.

joaquím era un abuelo de jesús (la paz sea con él) (como lo menciona la santa biblia), mateo declaró el nombre joaquím de la lista de ancestros de jesús, entre josías y su nieto yeknia.

dios prohibió el dominio de los descendientes de joaquím, según lo que dice el torá: “por eso, así habla el señor contra joaquím, rey de judá: él no tendrá un descendiente que se siente en el trono de david, y su cadáver será arrojado al calor durante el día y al frío durante la noche.” libro de jeremías 36: 30. ¿cómo pueden los cristianos – quienes aclaman que jesús (la paz sea con él) es un descendiente de yeknia, el hijo del pecador joaquím – creer que la persona que completa las profecías es jesús (la paz sea con él)?

meditar sobre la biografía de jesús (la paz sea con él), sus palabras y hábitos, probaría que no fue el siguiente ni el esperado rey. nunca fue un rey para los hijos de israel, ni siquiera por un día. su mensaje no contiene ninguna salvación secular a diferencia del esperado profeta. en cambio, jesús (la paz sea con él) usualmente escapaba temeroso del asalto de los judíos. por lo tanto, ¿cómo podemos compararlo con un rey victorioso? el rey que derrotaría a sus enemigos por la voluntad de dios, y hacia quien el planeta se sometería.

la llegada del profeta aplastaría y derrotaría a los reyes y naciones de su tiempo, como fue dicho por jacob: “no se irá de judá el báculo, el bastón de mando de entre tus piernas, hasta tanto que se le traiga el tributo y a quien rindan homenaje las naciones…” génesis 49: 10.

el profeta david dijo acerca de él: “cíñete, guerrero, la espada a la cintura; con gloria y majestad, avanza triunfalmente; cabalga en defensa de la verdad y de los pobres. tu mano hace justicia y tu derecha, proezas; tus flechas son punzantes, se te rinden los pueblos y caen desfallecidos los rivales del rey. tu trono, como el de dios, permanece para siempre; el cetro de tu realeza es un cetro justiciero…” salmos 45: 4 – 7.

jesús (la paz sea con él) pagó sus impuestos a los romanos: “al volver a cafarnaún, se acercaron a pedro los que cobran el impuesto para el templo y le dijeron: ‘el maestro de ustedes, ¿no paga el impuesto?’ ‘claro que sí’, contestó pedro. y se fue a casa. cuando entraba, se anticipó jesús y dijo a pedro: ‘¿qué piensas de esto, simón? ¿quiénes pagan impuestos o contribuciones a los reyes de la tierra: sus hijos o los extraños?’ pedro contestó: ‘los extraños.’ y jesús le dijo: ‘los hijos, pues, no tienen porqué pagarlo. sin embargo, para no escandalizar a esta gente, vete a la playa, echa el anzuelo, y al primer pez que pique ábrele la boca. hallarás ahí una moneda de plata; tómala, y paga por mí y por ti.’” mateo 17: 24 – 27. ¿cómo podemos comparar a un pagador de impuestos con un rey ante quien las naciones caerían a sus pies y cumplirían sus reglas?

jesús (la paz sea con él) se negó a juzgar entre dos hombres; así que, ¿cómo podría demandar autoridad y dominio? “uno, de en medio de la gente, llamó a jesús: ‘maestro, dile a mi hermano que reparta conmigo nuestra herencia.’ él le contestó: ‘amigo, ¿quién me ha hecho juez o partidor de herencias entre ustedes?’” lucas 12: 13 – 14.

incluso si los cristianos insisten en generar conflictos con la biblia al decir que jesús (la paz sea con él) era el prometido y victorioso rey, a quien las naciones obedecerían, y todo esto sucedería en su retorno, el ángel refutó este alegato de la profecía a maría. le dijo que jesús (la paz sea con él) sería sólo el rey de la casa de jacob; como tal, la máxima extensión de su reino sería israel. “gobernará por siempre el pueblo de jacob y su reinado no terminará jamás.” lucas 1: 33. acerca del prometido mesías: “…tus flechas son punzantes, se te rinden los pueblos y caen desfallecidos los rivales del rey.” salmos 45: 5. el reino del mesías prometido es mayor que el reino de los hijos de israel.

debemos mencionar aquí, que la promesa de dios a los hijos de israel acerca del rey que llegaría para el trono de david, estaba condicionada a la obediencia a dios y a si los actos estaban de acuerdo a su voluntad. al igual que otras muchas promesas para ellos; dios todopoderoso no toma parte con ninguna de sus criaturas dándoles lo que no merecen.

la promesa fue rota muchas veces, y luego dios los rechazó para siempre: “¿por qué, señor, nos rechazaste para siempre y arde tu indignación contra las ovejas de tu rebaño? acuérdate del pueblo que adquiriste en otro tiempo, de la tribu que rescataste para convertirla en tu herencia; acuérdate de sión, donde pusiste tu morada.” salmos 74: 1 – 2. dios rechazó a esta cruel nación, y el rechazo fue eterno, el rey prometido no sería para ellos, porque no mantuvieron su alianza.

la historia de la mujer samaritana puede crear confusión. cuando fue donde jesús (la paz sea con él), al ver sus milagros y escuchar sus palabras, ella le dijo que creía que el mesías vendría, y él le contestó que él era el mesías: “la mujer contestó: ‘yo sé que el cristo está por venir. él, al llegar, nos enseñará todo.’ jesús le dijo: ‘ese soy yo, el que habla contigo.’” juan 4: 25 – 26.

no tenemos duda de que esta frase es una tergiversación. el texto contradice los hábitos de jesús (la paz sea con él), porque ninguno de los discípulos – incluso juan, quien escribió esta historia – escuchó la conversación. ellos no sabían acerca de qué estaban hablando. “jesús le dijo: ‘ese soy yo, el que habla contigo.’ en ese preciso momento llegaron los discípulos y se admiraron al verlo hablar con una samaritana. pero ninguno le preguntó para qué, ni por qué hablaba con ella.” juan 4: 26 – 27. así que, nunca verdaderamente escucharon la conversación, y tampoco le preguntaron qué era lo que estaba ocurriendo.

la prueba más clara de que la historia está tergiversada es que la mujer, quien vio los milagros, que creía que jesús (la paz sea con él) no era el mesías, nunca escuchó lo contrario dicho por jesús (la paz sea con él); si lo hubiera escuchado, hubiera creído. en vez de eso, partió y comenzó a difundir la noticia acerca de su llegada. ella no estaba segura de que él fuera el esperado mesías. “la mujer dejó allí el cántaro y corrió al pueblo a decir a la gente: ‘vengan a ver a un hombre que me ha dicho todo lo que yo he hecho. ¿no será éste el cristo?’” juan 4: 28 – 29.

en consecuencia, es claro que jesús (la paz sea con él) no afirmó que él era el esperado mesías; aunque sus contemporáneos alegaron que eso era así, los que anhelaban la llegada del gran salvador enviado por dios para derrotar a sus enemigos.

en su libro “jesús”, boltman estaba en lo correcto cuando dijo: “jesús no se consideraba a sí mismo como el mesías”. muchos estudiosos modernos están de acuerdo con él, como dijo el obispo bernar bartman, ellos dijeron: “jesús no se consideraba a sí mismo como el mesías; fueron los discípulos quienes le dieron ese título luego de su muerte y resurrección, un título fuertemente rechazado durante su vida en la tierra”.

concluimos con las palabras de charles gene pier: “la conclusión de las investigaciones es que jesús nunca afirmó que él fuera el esperado mesías, y nunca se llamó a sí mismo el hijo de dios.” (6)

 

  

referencias:

1 – “historia de la ideología cristiana”, por el sacerdote hanna gerges al khudary, phd. (1 / 272)

2 – “el evangelio según lucas”, por el padre matta al meskeen, (392). el padre piensa que la razón por la cual jesús estaba escondiendo su identidad fue “para ser capaz de terminar el servicio del hijo del hombre o el sufrimiento del siervo.”

3 – “historia de la ideología cristiana”, por el sacerdote hanna gerges al khudary, phd. (1 / 138)

4 – “la biblia según lucas” por el padre matta al meskeen, (715).

5 – (1 / 236). diccionario de la santa biblia (1090).

6 – “cristianismo, inicio y desarrollo” por charles gene pier (50). “historia de la ideología cristiana”, por el sacerdote hanna gerges al khudary, phd. (1 / 280, 282).

 




                      Previous article                       Next article




Bookmark and Share


أضف تعليق

You need the following programs: الحجم : 2.26 ميجا الحجم : 19.8 ميجا