Ángeles (parte 2 de 3): Dios otorgó fuerza y poder a los ángeles

Los ángeles son seres creados de luz por Dios. Ellos llevan a cabo sus deberes prescritos sin vacilar ni dudar. Los musulmanes obtienen el entendimiento acerca de los ángeles del Corán y de las tradiciones auténticas del Profeta Muhammad. En la primera parte establecimos que los ángeles son criaturas bellas y aladas de diversos tamaños y que, con el permiso de Dios, están en capacidad de cambiar su forma. Los ángeles tienen nombres y deberes que deben realizar.


El nombre más familiar para musulmanes y no musulmanes por igual es Gabriel (Yibril). El ángel Gabriel es nombrado en las tradiciones judía y cristiana como un Arcángel y Mensajero de Dios, y él[1] tiene un estatus elevado en todas las tres religiones monoteístas.


“Ciertamente [el Corán] es la palabra [de Dios] transmitida por un emisario noble [el Ángel Gabriel], que dispone de poder [para ejecutar las órdenes], y tiene un rango distinguido ante el Señor del Trono, es obedecido [por otros Ángeles] y es un fiel transmisor”. (Corán 81:19-21)


Gabriel descendió las palabras de Dios –el Corán– al Profeta Muhammad.


“Gabriel, que él es quien trajo la revelación a tu corazón con la anuencia de Dios, confirmando los Mensajes anteriores, como guía y albricia para los creyentes”. (Corán 2:97)


Miguel (Mikail) es el ángel responsable de la lluvia, e Israfil es el ángel que tocará la trompeta el Día del Juicio. Estos tres están entre los ángeles más grandes debido a la importancia de sus funciones. Cada una de sus funciones se refiere a un aspecto de la vida. El ángel Gabriel trajo el Corán de Dios al Profeta Muhammad, y el Corán alimenta el corazón y el alma. El ángel Miguel es responsable de la lluvia que nutre la tierra y, por lo tanto, los cuerpos físicos; y el ángel Israfil es responsable del sonido de la trompeta, y señala el comienzo de la vida eterna, ya sea en el Paraíso o en el Infierno.


Cuando el Profeta Muhammad se levantaba por la noche para rezar, comenzaba su oración con estas palabras: “¡Oh, Dios, Señor de Gabriel, Miguel e Israfil, Creador del cielo y de la tierra, Conocedor de todo lo visible y lo invisible! Tú eres el Juez en los asuntos en los que Tus siervos difieren. Guíame en relación a los asuntos en disputa de la verdad con Tu permiso, pues Tú eres Quien guía a quien quieres por el camino recto”[2].


También sabemos los nombres de muchos otros ángeles. Malik es el ángel conocido como el guardián del Infierno. “Y clamarán: ¡Oh, Malik! [Ruega para] Que nos haga morir tu Señor [y así dejemos de sufrir]...”. (Corán 43:77) Munkar y Nakir son los ángeles responsables de interrogar a la gente en sus tumbas. Conocemos estos nombres y entendemos que vamos a ser interrogados por ángeles en la tumba, pues está mencionado en las tradiciones del Profeta Muhammad.


“Cuando el muerto es enterrado, vienen a él dos ángeles de color negro azulado, uno de ellos se llama Munkar y el otro Nakir. Ellos le preguntan: ‘¿Qué solías decir sobre este hombre? (Muhammad),’ y él dirá lo que solía decir: ‘Él es el siervo y Mensajero de Dios: Atestiguo que no hay divinidad más que Dios y que Muhammad es el siervo y Mensajero de Dios’. Ellos dirán: ‘Sabíamos de antemano que solías decir esto’. Entonces su tumba será ampliada a un tamaño de 70 codos por 70 codos, y será iluminada para él. Entonces ellos le dirán: ‘Duerme’. Él dirá: ‘Vayan con mi familia y cuéntenles’. Ellos le dirán: ‘Duerme como un novio al que nadie despierta excepto su ser más amado’, hasta que Dios lo levante...[3].


En el Corán encontramos la historia de dos ángeles llamados Harut y Marut, que fueron enviados a Babilonia para enseñarle magia a la gente. El uso de la magia está prohibido en el Islam, pero estos ángeles fueron enviados para probar a la gente. Antes de revelar o enseñar la magia, Harut y Marut advirtieron claramente a los habitantes de Babilonia que ellos habían sido enviados para probarlos, y que los compradores de magia no tendrían participación en el más allá, es decir, que irían al Infierno. (Corán 2:102)


Aunque a veces se asume que el ángel de la muerte es llamado Azrail, no hay nada en el Corán o en las tradiciones auténticas del Profeta Muhammad que indique esto. No conocemos el nombre del ángel de la muerte, pero sabemos de su deber y que tiene asistentes.

 

“Diles: Tomará vuestras almas el Ángel de la muerte que es el encargado de ello, y luego compareceréis ante vuestro Señor”. (Corán 32:11)


“…hasta que os llega la muerte, y entonces Nuestros enviados [los Ángeles de la muerte] se encargan de recoger vuestras almas y no olvidan nada [de lo que les hemos ordenado]”. (Corán 6:61-62)

 


Hay un grupo de ángeles que viajan a través del mundo, buscando a las personas que estén recordando a Dios. De las tradiciones del Profeta Muhammad sabemos que: “Dios tiene ángeles que viajan por las carreteras buscando a la gente que recuerda. Cuando encuentran personas recordando a Dios, se llaman unos a otros diciendo: ‘¡Vengan a lo que tanto buscan!’, y los envuelven con sus alas, que se extienden hasta el cielo más bajo. Su Señor les pregunta entonces, y Él sabe más que ellos: ‘¿Qué están diciendo Mis siervos?’ Ellos dicen: ‘Te están glorificando, magnificando, adorando y exaltando’. Él pregunta: ‘¿Ellos me han visto?’ Los ángeles dicen: “No, por Dios, ellos no Te han visto”. Él pregunta: ‘¿Y cómo sería si Me vieran?’ Ellos dicen: ‘Serían aún más fervientes y devotos en su alabanza y su adoración’. Él pregunta: ‘¿Qué me están pidiendo?’ Ellos dicen: ‘Te imploran el Paraíso’. Él pregunta: ‘¿Y lo han visto?’ Ellos dicen: ‘No, por Dios, oh, Señor, ellos no lo han visto’. Él pregunta: ‘¿Y cómo sería si lo vieran?’ Ellos dicen: ‘Lo desearían aún más y te rogarían con mucha más intensidad’. Él pregunta: ‘¿Y contra qué buscan Mi protección?’ Ellos dicen: ‘Del fuego del Infierno’. Él pregunta: ‘¿Acaso lo han visto?’ Ellos dicen: ‘No, por Dios, no lo han visto’. Él pregunta: ‘¿Y cómo sería si lo vieran?’ Ellos dicen: ‘Estarían más temerosos y más ansiosos de escapar de él’. Dios dice: ‘Ustedes son Mis testigos de que los he perdonado’. Uno de los ángeles dice: ‘Fulano no es realmente uno de ellos, vino (a la reunión) por alguna otra razón’. Dios dice: ‘Todos ellos están reunidos y ninguno será excluido (del perdón)’”[4].


Los musulmanes creen que los ángeles tienen tareas especiales relacionadas con los seres humanos, que deben llevar a cabo. Ellos los cuidan y protegen, y dos ángeles escriben sus obras buenas y malas. Ellos atestiguan las oraciones e incluso uno de ellos es responsable de los fetos en el vientre. En la tercera parte entraremos en más detalles al respecto, y describiremos las relaciones entre los ángeles y los seres humanos.



Footnotes:

[1] El uso del término él es por facilidad gramatical, y en ningún modo indica que los ángeles sean varones.

[2] Sahih Muslim.

[3] Sunan At-Tirmidhi. Abu Isa dijo: Se trata de un hadiz hasan gharib. Se considera hasan en Sahih Al-Yami’, No. 724.

[4] Sahih Al-Bujari.

Previous article Next article