1. Artículos
  2. ¿CÓMO ABRAZAR EL ISLAM?
  3. Cómo Rezar

Cómo Rezar

Under category : ¿CÓMO ABRAZAR EL ISLAM?
400 2019/01/27 2022/06/27

Cómo Rezar

 

1)  Uno debe realizar la ablución con agua pura, como ordena Allah:

(¡Oh, creyentes! Cuando os dispongáis a hacer la oración lavaos el rostro y los brazos hasta el codo, pasaos las manos por la cabeza y [lavaos] los pies  hasta el tobillo. ) (5:6)

 

2) Debemos orientarnos hacia la Qiblah, en dirección a la Ka’bah, en cuerpo y alma, y con la intención (en el corazón) de realizar la oración que está por efectuar, sin pronunciarla verbalmente.

 

3)Debemos pronunciar el Takbirat-ul-Ihrám, diciendo “Allahu Akbar”. Esto se debe hacer mirando el lugar sobre el cual nos postraremos, levantando las manos a la altura de los hombros u orejas, extendiendo los dedos, con las palmas en dirección a la Qiblah.

 

4) Luego de esto, ponemos nuestras manos sobre el pecho, la derecha sobre la izquierda, y recitar la primera súplica (Du’a-ul-Istiftáh):

 

“Subhaanak-Allahumma ua bi hámdika, ua tabarak- Ásmuka, wa ta’ála yádduka, wa la iláha gáiruka”

(Significado): “Lejos estás de toda imperfección, oh, Allah, y todas las alabanzas Te pertenecen. Bendito sea Tu Nombre. Glorificado y alabado seas ¡Oh, Allah! Bendito sea Tu nombre y elevada sea Tu majestad. No hay divinidad salvo Tú”.

 

Luego se dice:

 “’Audhu billahi min ash-Shaitáni Rayím. Bismillahi Ar-Rahmani Rahim”.

(Significado): “Me refugio en Allah de Satanás, el maldito.  Comienzo en el Nombre de Allah, el Clementísimo, Misericordiosísimo”.

 

Luego se recita Surah al-Fátihah, y decimos “Amín” al terminar, todo esto en voz alta en aquellas oraciones audibles, y silenciosamente en aquellas inaudibles. Después del Fatiha, uno puede recitar lo que quiera del Sagrado Corán.

 

5) Al terminar la recitación, debemos hacer una reverencia (Ruku’), inclinándonos hacia adelante, poniendo las manos sobre las rodillas. Pero antes de esto se dice:

  “Allahu Akbar”

 (Significado): “Allah es el Más Grande”.

 

Uno debe levantar las manos hasta la altura de los hombros u orejas. Luego realizamos el Ruku’ (postura de reverencia) extendiendo la espalda, con la cabeza a la misma altura. En este momento debe colocar las manos sobre las rodillas, separando los codos del cuerpo. En el Ruku’, se debe decir tres veces:

“Subhana Rabbial ‘Adhím”

(Significado): “Glorificado sea mi Señor el Grandioso”

 

6) Levantamos la cabeza (y el torso) del Ruku’, y subimos las manos a la altura de los hombros u orejas, diciendo: “Sami’Allahu liman Hámidah”

(Significado): “Allah escucha a aquellos que Lo alaban y glorifican”.

 

Esto se debe decir cuando uno reza solo o dirigiendo a otros en la oración. Cuando estamos completamente parados, decimos: “Rabbana ua lakal-Hamd”

(Significado): “Señor Nuestro, y a Ti corresponde toda      alabanza”.

 

Pero si uno está rezando detrás de un Imam[1], debe decir, cuando ya se ha parado, solamente: “Rabbana ua lakal-Hamd”

(Significado): “Señor Nuestro, y a Ti corresponde toda  alabanza”.

 

Se recomienda poner las manos sobre el pecho como se hizo antes del Ruku’.

 

7) Luego nos prosternamos, (Suyud). Decimos: “Allahu Akbar”

(Significado): “Allah es el Más Grande”.

 

En este caso no hay que levantar las manos. Descendemos, apoyando las rodillas sobre el piso antes que las manos –si esto no es un esfuerzo- y posamos la frente, nariz, manos, y puntas de los dedos de los pies. Ambos dedos de las manos y pies deben estar en dirección a la Qiblah (los de las manos, juntos, no separados). Debemos mantener los codos separados del cuerpo y las rodillas lejos del estómago; los muslos separados de la ante pierna. Con los codos y antebrazos todavía separados del suelo, decimos tres veces: “Subhana Rabial ‘Ala”

(Significado): “Glorificado sea Mi Señor, el Altísimo”.

 

En esta posición (suyud) se deben hacer la mayor cantidad de súplicas[2], dado que el Profeta dijo:

“Respecto al Ruku’, alaben al Señor, y en el suyud hagan       cuantas súplicas puedan, ya que ese es el momento en que serán más aceptadas”. (Muslim)

 

8) Elevamos la cabeza del suyud y decimos: “Allahu Akbar” y nos sentamos. En este movimiento no hay que levantar las manos hacia las orejas. El empeine del pie izquierdo debe estar completamente sobre el suelo (apuntando hacia la derecha), y debemos apoyar nuestro peso sobre él, levantando el talón derecho (con los dedos del pie doblados, orientados hacia la Qiblah). Las manos deben estar sobre las rodillas, y decimos tres veces: “Rabbigfir li”

(Significado): “Señor mío, perdóname”.

 

Agregado a esto podemos decir:“Allahumma-agfirli, uarhamni, uahdini, uarzuqni, ua’aafini, uayburni”

 

(Significado): “Oh, Allah, perdóname, ten   misericordia de mi, guíame, dame sustento, mantenme en un estado de seguridad y bienestar, y refuerza mis debilidades”

 

9) Realizamos otros suyud diciendo: “Allahu Akbar”, sin levantar las manos al movernos. Hacemos lo mismo que en el primer suyud.

 

10) Luego nos levantamos del suyud, diciendo “Allahu Akbar”, sin levantar las manos al hacerlo, y nos paramos para realizar la segunda rak’ah, ayudándonos con las rodillas, si es posible, para pararnos. Si esto es difícil, podemos levantarnos con ayuda de las manos.

Una vez parados, recitamos Surah al-Fátihah y cualquier otra parte que recordemos del Corán, tal cual hicimos en la primera rak’ah.


11)  Si uno está llevando a cabo una oración que consiste de dos rak’ats, como el Fayr, o la oración del Yúmuah, o el ‘Id, luego de la segundo prosternación se sienta sobre el pie izquierdo (los dedos apuntando a la derecha), con el talón derecho levantado. Debemos cerrar el puño derecho y colocarlo sobre la rodilla derecha, y apuntar con el dedo índice hacia delante durante la súplica, mencionando a Allah I (el tashahhud), simbolizando el Tauhíd. Nuestra mano izquierda debe estar apoyada sobre el muslo izquierdo y recitamos el tashahhud:

 

“At-tahiátu lillahi, uas-Salauátu, uat-Taiibátu, as- Salamu ‘alaika ‘aiiuhan-Nabii, ua rahmatullahi ua barakátuh. As-Salamu ‘alaina ua ‘ala ‘ibadillahis-  Sálihín. Ash-hadu an la ilaha illallah, ua ash-hadu  anna Muhammadan ‘abduhu ua rasúluhu”. 

 

(Significado): “Las salutaciones, los actos de devoción y las buenas obras son para Allah solamente. La paz, misericordia y bendición de Allah sean contigo ¡Oh, Profeta! La paz sea sobre nosotros y sobre Tus siervos virtuosos. Atestiguo que no hay       divinidad excepto Allah, y atestiguo que Muhammad       es Su Siervo y Mensajero”.

Luego se busca refugio de cuatro cosas: “Allahumma in a’udhu bika min ‘adhabi yahannam,  ua min ‘adhabil-qabr, ua min fitnatil-mahiá, ual-  mamát, wa min fitnatil-masíhid-Dayyál”.

 

(Significado): “Oh, Allah, busco refugio en Ti del castigo del Fuego del Infierno, del Tormento de la Tumba, de las pruebas de la Vida y la Muerte, y de la Sedición del Mesías Impostor (Dayyal[3]).

 

Debemos pedirle a Allah lo que queremos[4] o deseamos de las buenas cosas de esta vida y la próxima.

 

12) Finalmente, uno hace el taslím girando la cabeza para la derecha, y diciendo: “As-Salamu ‘alaikum ua Rahmatullah”

(Significado): “Que la Paz y Misericordia de Allah sean con vosotros ”.

 

Luego hacemos el mismo taslím, pero para la izquierda, diciendo también “As-Salamu Alaikum ua Rahmatullah”.

 

13) Si uno está realizando una oración de tres rak’ahs, como el Magrib, o una de cuatro, como el Dhuhr, ‘Asr o ‘Ishá, luego de decir Ash-hadu an la ilaha ill-Allah, ua ash-hadu anna Muhammadan ‘abduhu ua rasúluhu”, en el tashahhud mencionado anteriormente, se debe parar y rezar la tercer rak’ah en el caso del Magrib; o la tercer y cuarta rak’ahs para el caso de una oración con ese número de ciclos. Se debe parar, ayudándose con las rodillas si puede, y levantar las manos a la altura de los hombros diciendo: “Allahu Akbar”. Luego coloca sus manos sobre el pecho -la derecha sobre la izquierda- y recita solamente Sura al Fátihah. Debe hacer lo mismo que hizo en las rak’ahs anteriores, y cuando llega al último tashahhud, luego de recitar las partes correspondientes, concluye la oración haciendo el taslím.



[1] Imám: aquel que dirige a otros en el rezo.

[2] Se puede suplicar o pedir en su propio lenguaje, y sus propias palabras.

[3] Las “Pruebas de la Vida…” son aquellas que la persona encuentra en la vida con respecto a las tentaciones de la vida mundanal y los deseos que presenta. Las “pruebas de la muerte…” son las preguntas de la tumba, y el interrogatorio de los dos Ángeles. La “sedición del Mesías Impostor (Dayyal)…”  son los hechos sobrenaturales que ocurrirán en sus manos : cosas que desviarán a la gente para seguirle y aceptar su proclama de divinidad.

[4] Se puede suplicar en el propio idioma, y en las propias palabras.         

Previous article Next article
El sitio web de apoyo a Muhammad el Mensajero de AllahIt's a beautiful day