Dhul Hiyyah - Reglas de las ofrendas

Dhul Hiyyah - Reglas de las ofrendas


 

Alabado sea Al-lah, Señor del universo. Lo glorificamos, Le pedimos perdón por nuestros pecados y a Él nos encomendamos. Nos refugiamos en Al-lah del mal que existe en nuestras propias almas y de los perjuicios de nuestras malas acciones. A quien Al-lah guía nadie puede desviar, y a quien extravía nadie puede guiar. Atestiguamos que nada ni nadie merece adoración sino Al-lah, Único, Quien no tiene copartícipe alguno. Atestiguamos que Muhammad es Su siervo y Mensajero.

 

Hermanos y hermanas, ¿saben qué día es este? Es el Eid del Adha, la fiesta de las ofrendas, que fue enaltecido por Al-lah, Quien lo denominó “El día del gran Peregrinaje”,pues los peregrinos realizan en él la mayor parte de sus ritos, lanzan las piedritas al obelisco mayor (Yamratul ‘Aqaba) y degüellan sus ofrendas, se afeitan la cabeza y circunvalan la casa sagrada de la Meca (Al Ka’ba) para luego caminar entre las colinas de Safa y Marwa.

Este día los peregrinos van a permanecer en Mina después de haberse detenido, el día anterior, en Arafat, ocupados con las plegarias, la toma de conciencia y el arrepentimiento. Todo esto se va realizando según el mandato del Profeta, la paz y las bendiciones de Al-lah sean con él: “Tomen de mí sus ritos”.

 

Este día bendito fue designado como un hito que aporta a los musulmanes bendiciones y beneficios. En este día, los musulmanes se acercan a Su Señor con sus ofrendas siguiendo la tradición del Profeta, sal-lal-lahu ‘alaihi wa sal-lam, quien degolló con sus propias manos sus ofrendas en el peregrinaje de despedida (Hiyyatul Wada’). Y relatan Al Bujari y Muslim que el Profeta, la paz y las bendiciones de Al-lah sean con él, degolló dos ofrendas de carneros blancos con sus propias manos. Mencionó la Basmala (Bismil-lah irrahmanir rahim) y el Takbir(Al-lahu Akbar).


Hermanos y hermanas, hay una gran recompensa para quien cumple con este rito de las ofrendas, se la menciona en el hadiz: “Ninguna obra del ser humano es más querida para Al-lah en el día del sacrificio que el degüello de las ofrendas, estas vendrán en el Día del Juicio con sus cuernos y sus lanas y sus marcas. La sangre de las ofrendas es tomada en cuenta por Al-lah desde antes de llegar al suelo”.

“El que ofrenda recibirá una bendición (Hasana) por cada pelo de su ofrenda y por cada copo de lana. Así que mejoren la posición de sus almas con las ofrendas”.[Ahmad]


Debemos saber, hermanos, que las ofrendas de este día deben cumplir con 3 requisitos:

El primero: que alcancen una edad mínima específica. Dos años en las vacas, un año en los chivos, y seis meses en las ovejas.


Segundo: que no tengan los defectos mencionados por el Profeta, sal-lal-lahu ‘alaihi wa sal-lam, en sus palabras: “Cuatro de las ofrendas no son válidas: la coja, la tuerta, la enferma y la flaca esquelética”. [Ahmad]


Tercero: que se realice la ofrenda en el tiempo definido legalmente, que va desde la salida del sol del día del Eid hasta la puesta del sol del tercer día de los llamados “días del At-Tashriq” y lo mejor es realizarla en el día del Eid y no hay problema en degollar de noche y un cordero solo es suficiente para toda la familia, como en el hadiz de Abu Aiub, que Al-lah esté complacido con él.

Hermanos que desean ofrendar, deben ser misericordiosos con sus ofrendas, afilando bien sus cuchillos y tratándolas con suavidad. La Sunna dicta que se debe comer algo de la ofrenda y el resto darlo en caridad. Se debe realizar personalmente el degüello o asistir al mismo, y no se debe pagar al carnicero de la misma ofrenda.

Hermanos en la fe, debemos recordar que el Islam vino para iluminar a la gente por todos los rincones del mundo, llevando los estandartes de la paz y la seguridad después de que la humanidad estaba hundida en el lodo de la idolatría y el politeísmo, en los pantanos del libertinaje y la lujuria, de la opresión y la injusticia. Entonces, el Profeta, la paz y las bendiciones de Al-lah sean con él, levantó el estandarte de la Dawa hacia el monoteísmo puro.

La prédica del Profeta, sal-lal-lahu ‘alaihi wa sal-lam, se basaba en el monoteísmo: profesar la unicidad de Al-lah en Su soberanía, Su divinidad y Sus nombres y atributos. No hay Dios, sino Él, no hay otro Señor para la gente.


Todo lo que se adora fuera de Al-lah es un ídolo que no tiene poder para dar vida ni muerte. Es sorprendente en verdad cómo la gente se anima a adorar a criaturas limitadas y débiles en lugar de adorar a Al-lah, el Todopoderoso y Omnipotente. Al-lah es el Único que merece la adoración, y sólo a Él va dirigido el rezo, la limosna y todos los demás ritos de adoración. Dirigirse a otros fuera de Al-lah en momentos de necesidad es Shirk (politeísmo); adoren sólo a Al-lah con Sus nombres y atributos del Corán y la Sunna, sin detallar ni corporizar, sin distorsionar ni anular, sin asemejar ni interpretar metafóricamente, tal como dice en la Sura “El Consejo”: {No hay nada ni nadie semejante a Al-lah, y Él es Omnioyente, Omnividente.} [Corán 42:11]


Hermanos y hermanas, con esta fe pura nuestra nación progresó y se destacó. El Corán da a las sociedades y los individuos lo que necesitan. Dijo Al-lah: {…Cuando sea que os llegue de Mí una guía, quienes sigan Mi guía no se extraviarán ni serán desdichados. Mas quien se aleje de Mi Mensaje llevará una vida mísera, y el Día del Juicio lo resucitaremos ciego.} [Corán 20:123-124]; y dice el Profeta, la paz y las bendiciones de Al-lah sean con él, en el Sahih Muslim: “Les estoy dejando algo que, si se aferran a ello, no se perderán después de mi partida nunca: el libro de Al-lah y mi Sunna”.


Esta es nuestra fe, la ley de nuestro Señor y la Sunna del Profeta, sal-lal-lahu ‘alaihi wa sal-lam. Aférrense a ello con uñas y dientes. ¡Por Al-lah! No le hace bien a esta Umma sino lo que le hizo bien antes; cuídense de innovaciones heréticas, pues la mejor guía es la de Muhammad, la paz y las bendiciones de Al-lah sean con él, y toda bid’a, toda innovación en la fe, es perdición y toda perdición estará en el Infierno, Al-lah nos libre de ello.


Previous article Next article