¿Tenemos buenas razones para creer? (parte 1 de 2)

¿Por qué el universo es como es?

Goodreasonsto.jpgUna de las preguntas más importantes que casi todos los pensadores, filósofos y gente común, como tú y como yo, nos hemos hecho es: "¿Por qué existe el universo? ¿Y por qué es como es?" En respuesta a esta pregunta, hay quienes dicen que el universo no tiene causa, en otras palabras, es eterno, lo que quiere decir que no tuvo principio ni tendrá fin. Si esto es verdad, debe haber una historia infinita de acontecimientos pasados. Sin embargo, el infinito en el mundo real no es posible, pues implica una cantidad que es ilimitada. Tomemos en consideración el siguiente ejemplo: si hubiera una cantidad infinita de libros en una habitación y fueran retirados dos de ellos, ¿cuántos quedarían? La respuesta puede ser "infinito", o para aquellos que están inclinados a la lógica, "infinito menos dos". En cualquier caso, las respuestas no tienen sentido porque, aunque se tomen dos de infinito, sigue siendo infinito. En consecuencia, no tenemos capacidad de contar los libros restantes en la habitación. Por lo tanto, el infinito conduce a contradicciones y simplemente no existe en el mundo real (aunque existe en el discurso matemático, sin embargo, está basado en ciertos axiomas y convenciones). Es así que se deduce lógicamente que el universo debe tener un historial finito de sucesos pasados, lo que indica que debe haber comenzado a existir en algún momento en el tiempo.

Lo anterior puede sonar muy filosófico, pero es también apoyado por la evidencia científica; por ejemplo, Stephen Hawking en su conferencia El inicio del tiempo afirma: "La conclusión de esta charla es que el universo no ha existido siempre. En lugar de ello, el universo y el tiempo mismo tuvieron un comienzo en la Gran Explosión (Big Bang), hace unos quince mil millones de años"[1]. Según los cosmólogos contemporáneos, el universo comenzó en el tiempo cero con el evento conocido como la "Gran Explosión". Esta teoría postula que el universo comenzó como una "singularidad", una entidad extremadamente caliente y densa que se expandió y enfrió, pasando de algo increíblemente pequeño y caliente al tamaño y la temperatura actuales de nuestro universo. A la luz de estos hechos, es interesante notar que no hay explicación científica para lo que ocurrió antes del tiempo cero. Además, la teoría de la Gran Explosión solo puede postular qué ocurrió 1 x 10-34 segundos después del Big Bang, pero nada antes de eso. Lo que ocurrió antes de este punto particular en el tiempo es desconocido.

En el contexto de la anterior discusión, se puede concluir que los físicos están en general de acuerdo en que, como resultado de la Gran Explosión, se crearon el tiempo y el espacio físicos, así como la materia y la energía. Entonces que se pueden extraer dos premisas de lo anterior: 1. Todo lo que comienza a existir tiene una causa; 2. El universo comenzó a existir, por lo tanto, el universo tiene una causa. ¿Cómo llegamos a esta conclusión? Pues bien, si todo lo que sabemos y vemos que comienza a existir tiene una causa, por ejemplo un ruido en la habitación o las pirámides de Guiza, entonces el universo —que también comenzó a existir— debe tener una causa.

¿Causa del universo = Dios?

Hemos proporcionado dos buenas razones para creer que el universo tuvo que tener una causa. Sin embargo, esto no nos dice mucho acerca de cuál es la causa; pero si reflexionamos a fondo acerca de la naturaleza de la causa —lo que se conoce como análisis conceptual—, podemos concluir que esta debe ser muy poderosa, ya que trajo a la existencia el universo entero, y debe ser:

Una...

La causa del universo debe ser una causa singular por muchas razones. Un argumento atractivo que sustenta esta afirmación incluye el uso del principio racional denominado Navaja de Occam. Este principio comúnmente se resume como "la explicación más simple es la mejor explicación". En términos filosóficos, el principio impone que no debemos multiplicar las entidades más allá de la necesidad. Esto básicamente significa que debemos apegarnos a las explicaciones que no crean más preguntas que respuestas. En el caso de la causa del universo, no tenemos evidencia para afirmar multiplicidad, en otras palabras, más de una, y si lo hiciéramos crearíamos más preguntas que repuestas.

Sin causa y eterna...

Esta causa debe no tener causa, debido al absurdo de una regresión infinita, en otras palabras, una cadena indefinida de causas. Para ilustrar mejor esto, si la causa del universo tuvo una causa y esa causa tuvo una causa ad infinitum, entonces no habría universo, para empezar. Por ejemplo, imagina si un corredor de bolsa en un piso de negociaciones de la Bolsa de Valores no fuera capaz de vender o comprar sus acciones o bonos antes de pedirle permiso al inversor, y entonces este inversor tuviera que consultar con su socio, y así para siempre, ¿el corredor de bolsa podría alguna vez vender sus acciones o bonos? La respuesta es no. De manera similar, si aplicamos esto al universo tendremos que postular una causa no causada debido a esta necesidad racional.

Sin embargo, algunos filósofos y científicos afirman que "¿por qué no puede el universo ser su propia causa?" y "¿por qué no puede la causa acabar en el universo?" Bien, el problema con estas afirmaciones es que implicarían que el universo se creó a sí mismo, lo que es absurdo porque ¿cómo puede algo existir y no existir al mismo tiempo? Además, sería irracional afirmar que algo que comenzó a existir se causó a sí mismo.

Inmaterial...

La causa tiene que ser inmaterial ya que lo creó todo. Si fueras a tomar cualquier estado de la existencia física, llegarías a la conclusión de que ese estado de la existencia física se debe a otro estado de la existencia física. Y que ese otro estado de la existencia física se debe a otro estado de la existencia física. Pero no puedes retroceder estados de la existencia física ad infinitum. Tiene que haber un comienzo de todos los estados de las existencias físicas. Por lo tanto, la conclusión lógica es que el origen de toda la creación tiene que ser un estado no-físico. Después de analizar la naturaleza de la causa del universo, llegamos a la notable conclusión de que tiene todos los atributos básicos del Dios monoteísta tradicional, a saber, que Él es Uno, Eterno e Inmaterial. Pero, ¿qué razones tenemos para afirmar que una religión en particular es verdadera? Esto nos lleva a exponer el Corán, el libro de los musulmanes.



Pie de página:

[1] (http://www.hawking.org.uk/index.php/lectures/publiclectures/62)

Previous article Next article