1. Artículos
  2. Las Enseñanzas de Muhammad
  3. Sus enseñanzas sobre cómo hacer la oración

Sus enseñanzas sobre cómo hacer la oración

Auther : Dr. Ahmad bin Uzman al-Mazyad
34 2022/04/26 2022/07/06
Article translated to : العربية English Português Indonesia
  • El Profeta r solía hacer la primera rak`ah más larga que la segunda en cada oración.
  • Al completar la recitación del Corán hacía una pausa lo suficientemente larga para retomar el aliento, luego levantaba sus manos, diciendo “Aláhu akbar” y se inclinaba con el ruku` mientras ponía las manos en sus rodillas.
  • Ponía sus manos en sus rodillas como si se las estuviera agarrando. Distanciando sus brazos del cuerpo, luego enderezaba su espalda hasta quedar horizontal, manteniendo su cabeza nivelada con su espalda, sin levantarla ni bajarla.
  • Allí solía repetir: “Subhana rabbi al-Adim” (Glorificado sea mi Señor el Grandioso)[1] o decir: “Subhaanak Allaahumma rabana wa bihamdik. Allaahumm-aghfir li.” (Glorificado y alabado seas, Oh Allah nuestro Señor. Oh Señor, perdóname.)[2] También solía decir: “Subbuhun Quddusun Rabbul-Mala'ikati war-ruh.” (El más glorioso y el más puro es el Señor de los ángeles y el espíritu.)[3]
  • Su ruku` usual era lo suficientemente largo para repetir “Subhana rabbi al-Adim” diez veces y su prosternación (suyud) tenía la misma duración. Algunas veces hacía el ruku` y el suyud de igual duración al tiempo que estaba de pie en la recitación, pero hacía eso predominantemente mientras estaba solo durante la oración de la noche. Su enseñanza era hacer las posiciones de su oración balanceadas en duración.
  • Luego levantaba su cabeza, diciendo: “Sami` Aláhu liman hamidah” (Allah oye a quien lo alaba)[4]. Levantaba sus manos y enderezaba su espalda. Hacía lo mismo cuando levantaba su cabeza desde la prosternación, y decía: “La Oración es inaceptable cuando un hombre no endereza su espalda en el ruku` y el suyud.[5] Cuando estaba de pie, solía decir: “Rabbana wa lakal-hamd” (Nuestro Señor, para Ti es toda alabanza.)
  • Se levantaba del ruku` y recitaba: “Rabbana wa lakal-hamd mil'as-samawaati wa mil'al-ardhi wa mil'a ma bainahuma wa mil'a ma shi'ta min shai'in baad. Ahl uz-zanaa’i wal-maydi, ahaqqu ma qal al-`abdu, wa kulluna laka `abd. La mani`a lima `ataita wa la mu`tia lima mana`ta, wa la ianfa`u dhal-yaddi minkal-yadd.” (Nuestro Señor, para Ti es toda alabanza tanto como para llenar los cielos, la tierra, lo que está entre ellos y lo que sea que Tú deseas, más allá de eso. Tú eres merecedor de toda alabanza y de la glorificación más digna de ser dicha por un servidor, y todos nosotros somos Tus servidores. Oh Allah, no hay quien impida lo que Tú concedes y no hay quien conceda lo que Tú impides, y ninguna influencia sirve ante Ti”.[6]
  • Luego decía: “Aláhu akbar” y se postraba sin levantar sus manos. Luego ponía sus rodillas primero seguidas de sus manos, luego su frente y su nariz. Se prosternaba sobre su frente y nariz sin incluir el turbante. Con frecuencia se prosternaba en el suelo, incluso si había agua o barro, o sobre una estera de hoja de palma o una piel de animal curtida.
  • Cuando se prosternaba ponía firmemente su frente y su nariz en el suelo, distanciando sus brazos de su cuerpo tan ampliamente que la blancura de sus axilas podía ser vista.
  • Solía poner sus manos a la altura de sus hombros y sus orejas, y sostener su cuerpo en prosternación con las puntas de los dedos de sus pies apuntando hacia la Qiblah. Sus manos estaban estiradas hacia ella con sus dedos juntos.
  • En esta posición, él decía: “Subhaanak Allaahumma rabana wa bihamdik. Allaahumm-aghfir li.” (Glorificado seas Oh nuestro Señor, y tuya es la alabanza. Oh Allah, perdóname.)[7] También repetía: “Subbuhun Quddusun Rabbul-malaa'ikati war-ruh.[8]
  • Luego levantaba su cabeza diciendo: “Aláhu akbar” sin levantar sus manos. Luego se sentaba, extendiendo su pie izquierdo bajo él y enderezando su pie derecho, poniendo sus manos en sus muslos con sus codos descansando en sus muslos y la punta de sus dedos en sus rodillas. Solía hacer un círculo con su pulgar y su dedo medio, levantando su dedo índice y moviéndolo mientras decía: “Aláhumm-aghfir li warhamni wayburni wahdini warzuqni.” (Oh Allah, perdóname, ten misericordia de mi, corrige mis faltas, guíame y concédeme sustento.)[9]
  • Era su práctica permanecer sentado tanto como durante su prosternación.
  • Luego se ponía de pie con su peso sobre sus pies y las manos en sus muslos. Entonces comenzaba a recitar el Corán sin hacer pausas como cuando empezaba la oración. La segunda rak`ah la hacía como la primera pero sin el inicial “Aláhu akbar”, la pausa ni la súplica de apertura. Hacía la primer rak`ah más larga que la segunda.
  • Cuando se sentaba para el tashahhud[10] ponía su mano izquierda sobre su muslo izquierdo y su mano derecha sobre su muslo derecho y apuntaba con su dedo índice. No lo pondría vertical u horizontal, sino que lo movía mientras estaba ligeramente curvado. Hacía un círculo con el pulgar y el dedo medio, levantando su dedo índice mientras lo observaba.
  • En esta posición sentada siempre recitaba el tashahhud, enseñando a sus compañeros a decir: “Attahiatu lilalahi was-salawaatu wat-taiibaat. Assalaamu ‘alaika aiuhan-nabiu wa rahmatulalahi wa baraakatuh. Assalamu ‘alaina wa ‘ala ‘ibadillaahis- saalihin. Ash-hadu an la illaaha ill-Allaahu wash-hadu anna Muhámmadan `abduhu wa rasuluh.” (Las reverencias, las oraciones y las buenas obras son para Allah. La Paz sea contigo Oh Profeta, y la misericordia de Allah y Sus bendiciones. La Paz sea con nosotros y con los rectos servidores de Allah. Atestiguo que no hay dios sino Allah y que Muhámmad r es Su servidor y mensajero)[11] Él lo haría muy breve, como si estuviera orando sobre piedras calientes. Luego, decía: “Aláhu akbar”, y se levantaba con el peso sobre sus pies y las manos sobre sus muslos, luego levantaba sus manos y se ponía de pie derecho. Recitaba sólo al-Fatihah en las dos últimas rak`at.
  • Durante el tashahhud final, se sentaba en el suelo con su pie saliendo por el lado.[12] El pie izquierdo estaría entre su muslo y pierna mientras el pie derecho estaba erecto o extendido hacia la derecha. Él ponía su mano derecha sobre su muslo derecho, cerrando tres dedos y levantando el dedo índice.
  • Solía decir la siguiente súplica al final de la oración:
  • Finalmente, tornaba su cabeza hacia el lado derecho, diciendo: “Assalaamu `alaikum wa rahmatullaah” (Que la paz y la misericordia de Allah sean contigo) y luego hacia el lado izquierdo, repitiéndolo.
  • Él le ordenada al orante que orara detrás de una sutrah,[14] aunque fuera un palo o una flecha. Él solía poner una lanza cuando viajaba u oraba fuera de la mezquita. También solía montar su camello como una sutrah mientras oraba. También tomaba una silla de montar y oraría hacia su parte posterior.
  • Cuando oraba hacia una pared, dejaba espacio suficiente como para permitir que una cabra pasara.

  “Allaahumma inni a`udhu bika min `adhaabil-qabri wa a`udhu bika min fitnatil-masihid-dayyaali wa a`udhu bika min fitnatil-mahia wal-mamaat. Allaahumma inni a`udhu bika minal-ma'zami wal-maghram”. (Oh Allah, busco refugio en Ti del tormento de la tumba. Busco refugio en Ti de la sedición del falso mesías, y busco refugio en Ti de las pruebas de la vida y la muerte. Oh Allah, busco refugio en Ti del pecado y las deudas.)[13]

[1] Narrado por Muslim.

[2] Al-Bujari y Muslim.

[3] Al-Bujari y Muslim. “El espíritu” se refiere al ángel Gabriel.

[4] Al-Bujari y Muslim.

[5] Abu Dawud, at-Tirmidhi, an-Nasa'i e Ibn Mayah.

[6] Muslim.

[7] Al-Bujari y Muslim.

[8] Muslim.

[9] Abu Dawud, at-Tirmidhi e Ibn Mayah.

[10] Dando testimonio de que no hay dios sino Allah y que Muhammad es Su Servidor y Mensajero.

[11] Al-Bujari y Muslim.

[12] Abu Dawud.

[13] Al-Bujari.

[14] Un objeto puesto en frente de una persona para prevenir que la gente se cruce frente a él mientras está orando.

Previous article Next article

Articles in the same category

El sitio web de apoyo a Muhammad el Mensajero de AllahIt's a beautiful day