1. Artículos
  2. Las Enseñanzas de Muhammad
  3. Sus enseñanzas sobre la recitación de súplicas luego de la oración

Sus enseñanzas sobre la recitación de súplicas luego de la oración

Auther : Dr. Ahmad bin Uzman al-Mazyad
126 2022/04/26 2022/12/10
Article translated to : العربية Indonesia Português English

  • Al terminar la oración le pedía a Allah perdón tres veces y luego decía: “Allaahumma antas-salaamu wa minkas-salaamu, tabaarakta ia dhal-yalaali wal- ikraam”. (Oh Allah, Tú eres paz y de Ti proviene la paz. Bendito eres Tú, Oh Dueño de la Majestad y el Honor”.[1] Luego permanecía orientado hacia la Qiblah sólo el tiempo suficiente para completar esta súplica. Inmediatamente se volvía para mirar hacia los orantes, ya fuera para la izquierda o para la derecha.
  • Luego de concluir la oración del fayr, se quedaba en su lugar de oración hasta que el sol salía.
  • También solía decir luego de cada oración obligatoria: “La ilaaha ill-Allaahu wahdahu la sharika lahu, lahu-mulku wa lahul-hamdu wa huwa `ala kulli shai'in qadir. Allaahumma la maani`a lima a`taita, wa la mu`tia lima mana`ta, wa la ianfa`u dhal-yaddi minkal-yadd”. (No hay dios sino Allah, solamente, sin ningún socio. De Él es la soberanía, para Él es toda alabanza y Él es poderoso sobre todas las cosas. Oh Allah, no hay quien impida lo que Tú concedes y no hay quien conceda lo que Tú impides, y  no hay bondad que pueda beneficiar, porque tuya es la bondad)[2]. También decía: “La hawla wa la quwwata illa billaah. La ilaaha il-Allaahu, wa la na`budu illa iiaah. Lahun-ni`matu wa lahul-fadhlu wa lahuz-zanaa'ul-hasan. La ilaaha ill-Allaahu, mujlisina lahud-dina wa lau karihal-kaafirun”. (No hay fuerza ni poder excepto en Allah. No hay dios sino Allah y nosotros no adoramos sino a Él. Toda la bendición es Suya y todo el favor, y para Él es la mejor alabanza. No hay dios sino Allah. Le dedicamos nuestra religiosidad, incluso si a los no creyentes no les agrada.)[3]
  • Él r urgía a sus seguidores a decir luego de la oración obligatoria: “Subhan Allah” (Glorificado sea Allah) treinta y tres veces, “Al-hamdulillah” (Alabado sea Allah) treinta y tres veces, “Aláhu akbar” (Allah es el grandioso), treinta y tres veces y completar cien diciendo: “La ilaha 'ill-Allaahu wahdahu la sharika lahu, lahul-mulku wa lahul-hamdu wa huwa `ala kulli shai'in qadir”.  (No hay dios sino Allah, único, sin ningún socio. De Él es la soberanía y para Él es toda alabanza, y Él es poderoso sobre todas las cosas.)

[1] Muslim.

[2] Al-Bujari y Muslim.

[3] Muslim.

Previous article Next article

Articles in the same category

El sitio web de apoyo a Muhammad el Mensajero de AllahIt's a beautiful day