1. Artículos
  2. Las Enseñanzas de Muhammad
  3. Sus enseñanzas sobre la oración fúnebre

Sus enseñanzas sobre la oración fúnebre

Auther : Dr. Ahmad bin Uzman al-Mazyad
30 2022/04/26 2022/07/06
Article translated to : العربية Indonesia Português
  • Solía orar por el fallecido fuera de la mezquita, aunque tambien podía hacerlo en la mezquita igualmente, pero esa no era su práctica usual.
  • Cuando un cuerpo era llevado ante él, preguntaba: “¿Dejó alguna deuda?”[1]. No hacía la oración fúnebre por aquellos que habían muerto dejando deudas sino que le decía a sus compañeros que ofrecieran la oración por él. A pesar de esto, cuando Allah le concedió riqueza él ofreció una oración fúnebre por las personas que habían muerto con deudas y pagó sus deudas, dejando su propiedad para los herederos.
  • Empezaba la oración fúnebre diciendo: “Aláhu akbar”, alabando a Allah, glorificándolo y suplicando. Solía decir: “Aláhu akbar” cuatro o cinco veces.
  • Urgía a la gente a orar sinceramente por lo fallecidos. Algunas de sus súplicas eran: “Allaahumm-aghfir lihaiina wa maiitina wa saghirina wa kabirina wa dhakarina wa unzaana. Allaahumma man ahiaitahu minna fa-ahihi 'alal-Islam, wa man tawafaitahu minna fatawafahu 'alal-iman. Allaahumma la tahrimna ayrahu wa la taftinna ba`dah.” (Oh Allah, perdona a nuestros vivos, a nuestros muertos, a nuestros jóvenes, a nuestros ancianos, a nuestros hombres, a nuestras mujeres. Oh Allah, a quien mantengas con vida entre nosotros, que sea en el Islam, y a quien le des la muerte, que muera en la fe. Oh Allah, no nos prives de la recompensa por perderlo, y no nos sujetes a juicio por su causa.)[2]           Otra de sus súplicas es la siguiente: “Allaahumm-aghfir lahu warhamhu wa`fihi wa`fu `anhu wa akrim nuzulahu wa wassi` madjalahu waghsilhu bil maa'i waz-zalyi wal-barad. Wa naqihi minal-jataaia kama iunaqaz-zawbul-abyadhu mina-ddanas. Wa abdilhu daaran jairan min daarihi wa ahlan jairan min ahlihi wa zauyan jairan min zauyihi wa qihi fitnatal-qabri wa adhab an-naar.” (Oh Allah, perdónalo, ten misericordia de él, purifícalo, perdónalo, sé generoso con él, causa que su entrada sea ancha y confortable, lávalo con agua, nieve y granizo. Y purifícalo de los pecados como una prensa blanca es lavada para limpiarle la tierra. Compénsalo con un hogar mejor que su hogar [terrenal], compañeros mejores que sus compañeros y un cónyuge mejor que su cónyuge, y protégelo de la prueba de la tumba y el tormento del Fuego del Infierno.)[3]
  • Solía ponerse de pie para la oración frente a la cabeza de un hombre fallecido y frente a la cintura de una mujer fallecida.
  • Hizo la oración fúnebre por un niño, pero no la ofrecía por una persona que había cometido suicidio o por alguien que había hecho trampa al tomar botines de guerra.
  • Hizo la oración fúnebre por la mujer que fue lapidada.[4]
  • Ofreció la oración por el Nayashi en ausencia como lo hacía por una persona fallecida, pero no la ofreció por todos los que fallecieron estando lejos. Si faltaba a una oración fúnebre, luego oraría frente a la tumba

[1] Al-Bujari y Muslim.

[2] At-Tirmidhi, an-Nasa'i e Ibn Mayah.

[3] Muslim.

[4]Como castigo legal por cometer adulterio.



Previous article Next article

Articles in the same category

El sitio web de apoyo a Muhammad el Mensajero de AllahIt's a beautiful day