عربي English עברית Deutsch Italiano 中文 Español Français Русский Indonesia Português Nederlands हिन्दी 日本の
Conocer a Alá
  
  

Under category El Profeta Como Marido
Creation date 2013-12-07 13:22:53
Article translated to
English    日本の   
Hits 1614
Envíe esta página a un amigo
English    日本の   
Envíe esta página a un amigo Imprimir Download article Word format Share Compaign Bookmark and Share

   

La Señora Khadijah... La Heroína No Reconocida


 

La señora Jadiyah (que Al-lah esté complacido con ella), es una mujer de la cual tenemos muchas lecciones fructíferas para aprender de su vida. Hay diversos aspectos de su carácter, y cada uno necesita un libro de varios volúmenes para ser escrito, y no un pequeño artículo.


Su vida era rica en lecciones de morales, que hoy maridos y mujeres independientemente de su raza, fe y ubicaciones geográficas, están en extrema necesidad de adoptar y aceptar.


Su vida antes de adoptar el Islam también fue un ejemplo a seguir y su estilo de vida era el de las mujeres amables, que en el siglo XXI las mujeres deberían imitar.


Su carácter recto y honesto, hizo que la gente de su clan la llamara at-Tahirah, un adjetivo árabe que significa, la 'casta' o la 'pura'. Su moral como viuda, era mucho más admirada por los hombres de su clan, y su negocio eran famoso en toda la ciudad.


 

Admirable empresaria


Jadiyah fue una mujer de negocios altamente respetada por su clan.

Ella era una mujer muy rica, y toda la gente de su clan desea casarse con ella debido a su estatus familiar y prósperos negocios; ella era lo suficientemente inteligente para darse cuenta de esto, y por lo tanto ella nunca sucumbió a sus deseos materiales.


En otras palabras, ella era lo suficientemente sabia como para saber sus cualidades y por lo tanto era mejor poder elegir a su partido conveniente lejos de cualquier presión tribal. Debido a su incapacidad, como una mujer soltera, para viajar largas distancias en su propia en el desierto de la negociación de sus propiedades, Jadiyah solía contratar a hombres de su clan para el comercio de su negocio y viajar con sus caravanas comerciales hasta el Levante; comprando y vendiendo diferentes productos.


En aquel momento, Muhammad (paz y bendiciones sean con él) era conocido por su honestidad y sinceridad entre todo el clan, y estos buenos modales fueron las principales razones detrás de la decisión de Khadijah de contratarlo para el comercio en su negocio y más adelante elegirlo como marido y alma gemela.


De hecho, el próspero negocio de dama Jadiyah y su planificación estratégica en la contratación del hombre adecuado para el comercio de su negocio es una lección eterna, que la mujer moderna debe imitar en el curso de sus intentos por encontrar mujeres campeonas, de cuyos ejemplos y experiencias ricas pueden extraer muchas lecciones.


La sencillez del ejemplo de Jadiyah aquí es algo que no puede pasar desapercibido no sólo por las mujeres musulmanas sino también por las no-musulmanes.


Comenzó con el negocio y terminó en el matrimonio



Jadiyah ofreció a Muhammad (paz y bendiciones sean con él) un trabajo para el comercio de sus negocios en su nombre. Muhammad, por su parte, mostró notable éxito en su nuevo trabajo debido a la transparencia que adoptó en su trabajo comercial con esta mujer de negocios y su experiencia en el campo como un comerciante que condujo con éxito muchos viajes de negocios a la región Levantina.


En sus viajes de negocios, Jadiyah nombró a Maysarah (uno de sus sirvientes) como ayudante de Muhammad en su nuevo trabajo y al hablar con su sirviente; ella se aseguró de la transparencia y honestidad de Muhammad en el manejo de su negocio.


Después de todo no es de extrañar ver a su amiga, Nafisah, hablando del interés de Jadiyah por Muhammad. Nafisah fue directo al Profeta y señora e implícitamente mencionó a Jadiyah. El Profeta (paz y bendiciones sean con él) se interesó mucho y decidió pedir su mano en matrimonio.


Ahora, la prestigiosa dama de alta cuna, se ofrecía en matrimonio, después de que se aseguró completamente de que esta persona a la que ella proponía matrimonio nunca pensaría en ella como una rica empresaria, sino como una mujer digna de compañía y cálida relación matrimonial.


Es un aspecto del carácter de Jadiyah digno de contemplación y el recuerdo. Es una lección moral para no musulmanes y nuevos musulmanes para aprender y adoptar en su vida diaria.


Jadiyah, una muy prestigiosa dama ofreciendo matrimonio a un hombre que antes solía comerciar en su negocio después de que ella había probado sus modales y carácter; que gran lección moral, digna de contemplación en la vida de hoy donde los matrimonios se han convertido en negocios y donde el amor verdadero se está volviendo algo raro.


Una vez que encontró a su pareja perfecta, Jadiyah no era reacia a ofrecerle y revelar su amor en forma digna, aunque no era muy común entre su gente, pero aún así era muy respetable.


La feliz pareja, Muhammad y Jadiyah, concluyó la ceremonia y fue narrado que Muhammad ofreció a Jadiyah una dote digna de su estatus respetable en aquella época. La feliz pareja avanzó hasta que un punto de inflexión tuvo lugar en su vida.


De hecho, el matrimonio de Muhammad- Jadiyah, es un ejemplo que habla por sí mismo de cuán lejos el Islam le da poder a las mujeres para seleccionar a sus partidos convenientes estando libre de cualquier presión familiar y las viejas tradiciones, que muchas veces se yerguen como escollos frente a los matrimonios felices.


Aquí, Khadijah eligió su 'Sr. Perfecto’ por sí misma, utilizando criterios razonables aunque algo impulsada por inclinaciones humanas, pero todavía tiene su parte innegable y justa de una opción de matrimonio que se basa principalmente en la razón y la lógica.


La selección de su pareja ella misma, es una experiencia de la que las chicas en siglo XXI se pueden beneficiar, si aplican las mismas reglas que Jadiyah utilizó.


Jadiyah: la primera mujer musulmana


Poco después de casarse, Dios le ordenó a Muhammad llevar a cabo su deber como Mensajero para toda la humanidad.


Fue en la cueva de Hira' que recibió la primera revelación. Tal vez sea fuera de contexto hablar de los detalles minuciosos de cómo y cuándo Muhammad (paz y bendiciones sean con él) recibió la revelación, pero lo que importa aquí es cómo lo consoló su amada esposa Jadiyah y lo tranquilizó cuando regresó a casa después de que recibió la primera revelación divina.


Temblando de pavor como consecuencia de la revelación que recibió, Muhammad (paz y bendiciones sean con él) regresó a su casa y dijo que su esposa lo que pasó. Al oírlo, ella consoló su alma con las siguientes palabras maravillosas:


'Por Dios, Él nunca te abandonará. Tú extiendes los lazos de parentesco, dices la verdad, ayudas a los débiles, muestras generosidad a los huéspedes y luchas por aplicar justicia.'


Nunca vimos a una mujer dando seguridad a su marido de la misma forma que Jadiyah lo hizo. Se las arregló para tranquilizar a su marido en el momento justo e inmediatamente buscó maneras prácticas para conseguirlo visitando a su primo Waraqah que tenían conocimiento de la gente del libro.


Luego, Waraqah apaciguó el corazón de Muhammad, diciéndole que la experiencia de la que fue testigo, es compartida sólo por los profetas y mensajeros de Dios. Se ha reportado que Jadiyah fue la primera en proclamar su Islam.


Abrazó el Islam sin ninguna introducción o incluso una breve pregunta acerca de la nueva religión. La palabra, vacilación, no encontraba cabida en su diccionario después de que ella había presenciado el honor de la divina revelación, que le había sido dado a su marido, directamente de Dios.


Es muy raro rastrear cómo se convirtió en Muslimah, pero un gran número de historiadores musulmanes declaran que fue el primer miembro de entre los hombres y las mujeres en manifestar la fe en Allah y Su Mensajero (paz y bendiciones sean con él).


Otros declaran que fue la primera mujer en adoptar el Islam. Este último punto de vista es el más famoso y es el seguido por la gran mayoría de los musulmanes. Jadiyah vivió como una mujer muy leal y apoyando a su marido (es decir, Muhammad) durante más de nueve años después del comienzo de la revelación. Apoyó la misión islámica con su dinero y era una fuente de consuelo para su esposo.


Ella respetaba las meditaciones de su marido, antes de que las revelaciones le fueran enviadas, y luego lo apoyó como líder en su comunidad.


Es a través de esta actitud de Jadiyah que las mujeres modernas, independientemente de su fe, raza o ubicación geográfica, pueden extraer lecciones fructíferas tomar como ejemplar la forma en que Jadiyah trataba a Muhammad (paz y bendiciones sean con él).


Las mujeres modernas, que muchas veces quieren comenzar una vida perfecta, pueden aspirar a tener un estilo de vida lujoso y una vez que se enfrentan a las dificultades de la realidad, pueden fallar al enfrentarse a la primera prueba. Por lo tanto, es necesario aprender de la figura heroica de Jadiyah. Ella apoyó a su esposo en sus momentos de estrés, compartió su dolor antes de su felicidad, llevaba su carga antes de disfrutar de los momentos de facilidad juntos.


El Amor de Muhammad por Khadijah


El Islam de Jadiyah alivió el sufrimiento de Muhammad y le aseguró la tranquilidad que estaba necesitando en casa. Jadiyah jugó un gran papel, otorgando a su marido el coraje necesario que debía adoptar para hacer frente a los sufrimientos tanto físicos como psicológicos, como resultado de su misión divina.


Es un papel que las esposas modernas de hoy deberían aprender de Jadiyah para ayudar a sus esposos frente a los desafíos modernos que amenazan a la institución de la familia y amenazan con atacar sus raíces.


Muhammad (paz y bendiciones sean con él) permaneció leal a Jadiyah mucho tiempo después de su muerte y se ha divulgado que él llamó "el Año de la Tristeza" el año que murió Jadiyah.

Él solía alabarla mucho en presencia de sus otras esposas, a tal punto, que su esposa ' Aishah dijo: "Nunca he sentido celos de cualquier mujer excepto Jadiyah ".


El Profeta (paz y bendiciones sean con él) solía mencionar mucho sus cualidades, diciendo: "Ella (Jadiyah) creyó en mí mientras que otros rechazaron mi llamada. Afirmó mi veracidad cuando la gente me llamó mentiroso. Ella gastó de su riqueza para aligerar la carga de mi tristeza cuando otros me habían abandonado". (at-Tirmidhi) Muhammad continuó incluso honrando a sus amigas mucho tiempo después de su muerte, como un signo para demostrar gratitud hacia ella.


El fallecimiento de su amada esposa


Según algunos historiadores musulmanes, Jadiyah falleció durante el mes de Ramadán antes del año de la emigración de Muhammad a Medina en ‘el año de de la tristeza’.

 

Muhammad (paz y bendiciones sean con él) fue afectada como consecuencia de la muerte de su esposa y se ha reportado que dijo al ver a su amada muriendo: "que pesar es para mí ver una escena así."


Permaneció varios días en su casa abrumado por la tristeza de la muerte de Jadiyah, la esposa fiel y obediente con quien permaneció veinticinco años de amor, dedicación, paciencia y compromiso.


Finalmente, la historia de Jadiyah, de adoptar el Islam como una religión y una forma de vida sigue siendo una nueva historia de vida que los hombres y mujeres seguirán teniendo como provisión espiritual a lo largo del curso de los siglos.


Jadiyah es un ejemplo por ella misma como una dama no creyentes que vivía por la moral y los principios, como una mujer que apoyó a su marido en momentos difíciles, como creyente que no mostró ninguna vacilación para aceptar la verdad y como apoyo de su nueva creencia con diferentes formas de sacrificios personales. Su ejemplo es digno de contemplación y de imitación por parte de las mujeres jóvenes en nuestras sociedades modernas.


 




                      Previous article                       Next article




Bookmark and Share


أضف تعليق