عربي English עברית Deutsch Italiano 中文 Español Français Русский Indonesia Português Nederlands हिन्दी 日本の
Conocer a Alá
  
  

   

 

El Mensajero de Allâh Era muy Agradable en su Convivencia


 

No ha conocido ninguna mujer una convivencia tan agradable como la del Profeta Mohammad, que los rezos y la paz de Al·lâh sean con él, quien reflejaba el Corán en todas sus situaciones, en sus dichos y en sus actos. Pues, era muy amable en su trato con ellas, siempre era agradable, bromeaba con su familia, incluso una vez compitió en una carrera con ‘Âisha, que Al·lâh esté complacido con ella, en el campo, dijo ella: "el mensajero de Allah compitió conmigo y le gané; eso fue antes de que yo ganara algo de peso. Luego de eso competí con él, y él me ganó y me dijo: esta es por la primera vez".


 

El Profeta reunía a sus mujeres en la casa de la cual iba a dormir la noche, cenaban juntos y cada una regresaba a su casa. Y después de la oración de la noche (al ‘Ishâ´) se quedaba con su familia antes de dormir para hacerles pasar un buen rato. (Lo relató al Hâfedh Ibnu Kazîr)


 

Además el Profeta, que los rezos y la paz de Al·lâh sean sobre él, dejó sentado que el mejor prototipo de hombre es aquel que mejor sabe convivir con su esposa. Dijo: "el mejor de vosotros es quien mejor se comporta con su esposa, y yo soy el mejor de vosotros con mis esposas". Lo relató at·Tirmidî.

 

Ello es debido a que la persona que simula tener buen comportamiento y ser amable, cuando siente que tiene poder sobre alguien, este buen comportamiento se debilita o desaparece, mientras que la persona que realmente tiene un buen comportamiento y buenos modales y educación siempre permanecerá estable en su relación con los demás.


 

Y si el Profeta es el mejor en su relación con su familia y esposas, su convivencia con ellas por fuerza debe ser ejemplar, con todo el alcance de esta palabra en cuanto a esmero en los comportamientos y en las relaciones morales; en su relación de amor, cortejo, justicia, misericordia y fidelidad, y todo lo necesario para establecer la relación matrimonial en todas las situaciones, en el tiempo y en el espacio, tal y como demuestran los libros de tradición del Profeta, de biografía con un estudio pormenorizado de sus cualidades y comportamiento en los que se resalta un trato exquisito con sus mujeres.


 

En cuanto al amor del Profeta hacia sus esposas, cuenta Anas Ibnu Mâlik – que Al·lâh esté complacido con él:

Dice el mensajero (saaws): "han sido engalanadas para mí de este mundo las mujeres y el perfume; y se ha hecho que la oración sea para mí el mejor motivo de sosiego" relatado por Ahmad y otros.

‘Amr ibn Al-Aâs preguntó al Profeta, que los rezos y la paz de Al·lâh sean sobre él, diciendo: "Mensajero de Al·lâh! ؟cuál es la persona a la que más quieres?", respondió el Profeta: "‘Âisha", dijo ‘Amr: "؟y de los hombres?", entonces respondió: "al padre de ella (Abû Bakr)". Relatado por at·Tirmidî.


En cuanto a su galantería con sus esposas, relató ‘Âisha, que Al·lâh esté complacido con ella:


"A veces jugaba con las chicas, en casa del Profeta (saaws), y eran unas amigas con las que solía jugar, y cuando entraba él (saaws) se apartaban ante su presencia, y entonces las instaba a permanecer y se quedaban a jugar conmigo" Narrado por al·Bujârî en " La Ética".


Y cuenta ‘Âisha: "el mensajero de Al·lâh estuvo conmigo observando desde la puerta de mi casa a los abisinios que estaban realizando una danza en la mezquita del mensajero y permaneció ahí conmigo ocultándome con su indumentaria para que yo pudiese verlos, y les gritó ‘Omar- que Al·lâh esté complacido con él – y el Profeta (saaws) le replicó: déjalos que ellos son hijos de Arfida". Narrado por Albujârî.


Y en otra versión: "he visto al Profeta (saaws) de pie a la puerta de mi habitación, mientras los abisinios danzaban con espadas en mano, en la mezquita del Profeta (saaws), y él (saaws) me ocultaba con su indumentaria a fin de que pudiera contemplar su danza, y así permaneció hasta que yo misma decidí marcharme, y fue considerada mi conducta como propia de mi edad, interesada por el entretenimiento" Narrado por Muslim.


Ya hemos relatado cuando compitió el Profeta con ‘Âisha. Todo esto demuestra la gran gentileza y amabilidad del Profeta en su relación con sus esposas, luciendo siempre un trato afable, gracias a su generosidad, buen talante y trato misericordioso en su convivencia.


Y otra prueba de su buena convivencia y su delicado trato, nos lo hace llegar también ‘Âisha, que Al·lâh esté complacido con ella: "cuando yo estaba en mi periodo de menstruación, cuando terminaba yo de beber, el Profeta, que los rezos y la paz de Al·lâh sean con él, bebía del mismo lugar del vaso del que yo había bebido, colocando su boca sobre el mismo lugar en el que yo había colocado mi boca, y eso a pesar de que sudaba mucho estando en periodo". Narrado por Muslim.


En otra versión: "sudaba mucho estando en mi periodo de menstruación y cuando le daba de beber al Profeta (saaws) de mi vaso, colocando su boca sobre el mismo lugar en el que yo había colocado mi boca". Narrado por Abû Dâwûd.

 




                      Previous article                       Next article




Bookmark and Share


أضف تعليق

You need the following programs: الحجم : 2.26 ميجا الحجم : 19.8 ميجا