La oración del viajero

La recompensa por las obras del enfermo y el viajero

 

Aláh recompensa al enfermo y al viajero por sus obras con la misma recompensa que les concedía durante su salud o su residencia. Y al enfermo, en particular, le perdona sus pecados.

Abu Musa Al-Ash‘ari (Aláh se complazca con él) relató que el Mensajero de Aláh (la paz y las bendiciones de Aláh sean con él) dijo: “Si la persona se enferma o emprende un viaje, Aláh le registra lo que hacía cuando se encontraba con buena salud o estaba en su lugar de residencia”.[1]

Abu Umamah (Aláh se complazca con él) relató que el Mensajero de Aláh (la paz y las bendiciones de Aláh sean con él) dijo: “Si un siervo de Aláh se enferma, Aláh le dice a Sus ángeles: ¡Ángeles! Yo he limitado a Mi siervo con una de mis limitaciones. Si tomo su alma le perdonaré, y si sana quedará sin pecados”.[2]


 La oración del viajero


Definición de viaje: abandonar el lugar de residencia.

Una de las virtudes del Islam es la posibilidad de juntar (Yam‘) y acortar (Qasr) las oraciones por las dificultades e incomodidades que acarrean los viajes, ya que el Islam es una religión de misericordia y facilidad.


Ia‘la Ibn Umaiiah dijo: Le dije a ‘Umar Ibn Al Jattab t: “Cuando salgáis de viaje, no incurrís en falta si acortáis la oración si teméis que os agredan los incrédulos. Ellos son para vosotros un enemigo evidente”. (4:101) ¡Pero la gente ya está segura! Y ‘Umar me dijo: Yo también me asombré como tú, y por eso le pregunté al Mensajero de Aláh (la paz y las bendiciones de Aláh sean con él) al respecto, y él me dijo: “Es un regalo que Aláh les da, ¡acepten Su regalo!”.[3]


El veredicto legal del Yam‘ (juntar) y el Qasr (acortar)

  1. El Qasr durante el viaje es una Sunnah confirmada, tanto en situaciones de seguridad como de temor. El Qasr consiste en acortar las oraciones de cuatro Raka‘at (el Dhuhr, el ‘Asr y el ‘Isha') a dos Raka‘at. Esto es válido sólo en los viajes. El Magrib y el Fayr no se pueden acortar. El Yam‘ se puede hacer siendo residente o estando de viaje, siempre con las condiciones que aplican.
  2. Por cualquier medio que viaje el musulmán, es Sunnah que acorte sus oraciones de cuatro Raka‘at a dos. Se puede juntar dos oraciones en el tiempo de cualquiera de las dos, si así lo necesita hasta que termine su viaje.

‘A'ishah (Aláh se complazca con ella) dijo: “La oración en un principio se prescribió de dos Raka‘at; la oración del viajero quedó de esa manera y la oración del residente se aumentó”.[4]

Todo lo que se denomina “viaje” acorde a la costumbre es motivo para que se implementen las prescripciones del viaje: el Qasr, el Yam‘, el rompimiento del ayuno y el uso de los calcetines en la ablución por tres días.


Cuándo comienzan a aplicarse los veredictos relacionados al viajero

El viajero puede comenzar a aplicar el Qasr y el Yam‘ desde que deja atrás las últimas casas de su ciudad. No existe un límite exacto para la distancia mínima de lo que se considera un viaje, eso depende de la costumbre local. Es decir que cuando la persona viaja hacia un lugar y no planea residir permanentemente en él o establecerse se lo considera viajero, y puede utilizar las disposiciones especiales del viajero hasta que vuelva a su hogar.


La Sunnah es practicar el Qasr durante cualquier viaje, pero si reza la oración completa es igualmente válida.

Cómo realiza un viajero la oración detrás de un Imám residente

  1. Si un viajero reza detrás de un residente debe completar la oración. Si un residente reza detrás de un Imám viajero, la Sunnah es que el viajero haga Qasr y el residente complete su oración después de la salutación final del Imám.
  2. La Sunnah es que el viajero, si reza como Imám de residentes, rece dos Raka‘at y luego de la salutación diga: ¡Completen su oración, yo soy viajero!

 

Las oraciones voluntarias durante el viaje

La Sunnah enseña que no se rezan las oraciones voluntarias acostumbradas antes y después de cada oración obligatoria, excepto el Tahayyud, el Witr y las dos Raka‘at antes del Fayr. Las demás oraciones voluntarias como las oraciones voluntarias con motivo especial (Nawafil Dhauat Al-Asbab) sí se prescriben, tanto para el viajero como para el residente, como por ejemplo las dos Raka‘at luego de realizar el Udu', las dos Raka‘at luego del Tawaf, las dos Raka‘at de salutación a la mezquita (Tahiiah Al-Masyid) y la oración de la media mañana (Ad-Duha).

Los Dhikr prescritos después de las cinco oraciones obligatorias son una Sunnah confirmada para hombres y mujeres, ya sean viajeros o residentes.


El veredicto legal del viajero frecuente

La tripulación de un avión, los conductores de vehículos, la tripulación de un barco y todos los que se encuentran de viaje constantemente pueden hacer uso de las permisiones especiales como el Qasr, el Yam‘, el desayuno y el uso de los calcetines por tres días en el Udu'.

Qué hace el viajero cuando regresa a su hogar

Es Sunnah que quien regresa de un viaje se dirija primeramente a la mezquita y rece dos Raka‘at.


El Qasr durante el viaje

  1. Para el Qasr se debe tener en cuenta el lugar y no el momento. Esto significa que si olvidó una oración en estado de residente y lo recuerda estando de viaje, la puede compensar abreviada. Pero si olvidó una oración estando de viaje y lo recuerda en su lugar de residencia, debe compensarla completa.
  2. Si el viajero es demorado o se detiene durante su viaje en un lugar, sin intención de residir, puede continuar aplicando el Qasr aunque su estadía se prolongue indefinidamente.
  3. Si comienza el horario de una oración y antes de rezarlo la persona emprende un viaje, puede realizarlo más tarde aplicando el Qasr y el Yam‘. Pero si comienza el horario de una oración mientras la persona está de viaje y no lo reza hasta llegar a su lugar de residencia, entonces deberá realizarlo completo en su horario.

 

La oración en el avión

Si la persona está en un avión y no encuentra dónde rezar, lo hará de pie en dirección a la Qiblah. Para el Ruku‘ se inclinará según sus posibilidades, luego se sentará en su asiento y se inclinará nuevamente para el Suyud.

 

La oración de quien llega a La Meca

Quien viaja a La Meca u otra ciudad donde hay mezquita rezará la oración completa detrás del Imám local. Si no llega a tiempo para la oración en grupo, la Sunnah es que rece haciendo Qasr. Quien está cruzando, durante su viaje, una ciudad y oye el Adhán o el Iqámah tiene dos opciones: detenerse para rezar o proseguir su viaje.

 

El veredicto legal del Adhán y el Iqámah durante el viaje

Quien desee juntar el Dhuhr y el ‘Asr o el Magrib y el ‘Isha' debe pronunciar el Adhán, luego el Iqámah y rezar la primer oración, luego pronunciar un segundo Iqámah y rezar la segunda oración. Todos deben rezar en grupo, pero si hay viento, lluvia o frío intensos puede rezar cada uno en su alojamiento.


Cómo se realiza el Yam‘ y el Qasr durante el viaje

Es Sunnah que el viajero junte el Dhuhr y el ‘Asr o el Magrib y el ‘Isha' en el tiempo de uno de los dos y en orden, o en el tiempo entre ambos. Si hace una parada en el viaje podrá rezar como mejor le convenga. Si el sol se pone antes de reanudar el viaje, la Sunnah es que rece el Magrib y el ‘Isha' en el horario del Magrib. Si reanuda el viaje antes que se ponga el sol, la Sunnah es que rece le Magrib y el ‘Isha' en el horario del ‘Isha'. Si el mediodía llega antes de reanudar el viaje la Sunnah es rezar el Dhuhr y adelantar el ‘Asr. Si reanuda el viaje antes del mediodía, la Sunnah es posponer ambas oraciones hasta el tiempo del ‘Asr.


  1. ‘Abdullah Ibn ‘Abbas (Aláh se complazca con él) dijo: “El Mensajero de Aláh (la paz y las bendiciones de Aláh sean con él) solía juntar las oraciones del Dhuhr y el ‘Asr cuando estaba de viaje, y también el Magrib y el ‘Isha'”.[5]
  2. Anas Ibn Malik (Aláh se complazca con él) dijo: “Si el Mensajero de Aláh (la paz y las bendiciones de Aláh sean con él) iniciaba la marcha antes del cenit retrasaba el Dhuhr hasta la hora del ‘Asr, y luego se detenía para rezar ambas. Si el cenit llegaba antes de reiniciar la marcha, entonces rezaba el Dhuhr y luego partía”.[6]
  3. Mu’adh Ibn Yabal (Aláh se complazca con él) dijo: “El Mensajero de Aláh (la paz y las bendiciones de Aláh sean con él) cuando viajó para la batalla de Tabúk si iniciaba el viaje antes de que tuviera lugar el cénit posponía la oración del Dhuhr hasta que llegaba el ‘Asr, y entonces las rezaba juntas, pero si iniciaba el viaje luego de que pasara el cénit, rezaba el Dhuhr y el ‘Asr juntas y luego iniciaba el viaje, y si iniciaba el viaje antes de que comenzara el Magrib, retrasaba el Magrib hasta que rezaba el ‘Isha', pero si comenzaba el viaje luego de que comenzara el Magrib, adelantaba el ‘Isha'”.[7]

 

El veredicto legal del Qasr y el Yam’ en ‘Arafah y Muzdalifah

Es Sunnah para el peregrino juntar en ‘Arafah el Dhuhr y el ‘Asr en el horario del Dhuhr, y en Muzdalifah el Magrib y el ‘Isha' en el horario del ‘Isha' como lo hizo el Profeta Mujámmad r.

 

La oración en grupo durante el viaje

Los viajeros deben realizar la oración en grupo si ello no les acarrea dificultades; caso contrario, pueden rezar individualmente según sus posibilidades. La persona debe rezar en el avión, el barco o el tren de pie si puede, y si no puede rezará sentado y se inclinará para el Ruku‘ y el Suyud. La oración obligatoria se debe rezar orientado hacia la Qiblah. Aunque rece individualmente es Sunnah pronunciar el Adhán y el Iqámah.

 

Las oraciones voluntarias sobre el medio de transporte

Es Sunnah que el viajero rece la oración voluntaria sobre su medio de transporte, orientándose hacia la Qiblah al hacer Takbirah Al-Ihram si es posible; caso contrario se dirigirá hacia donde pueda dentro del transporte. Es Sunnah hacer esta oración de pie, si no puede, entonces sentado.

 

Es Sunnah salir de viaje al principio del día, y se recomienda que sea un día jueves de ser posible y no viajar solo. Si son tres o más viajeros deben nombrar a uno de ellos como líder (Emír).

 

El veredicto legal de juntar las oraciones estando en el lugar de residencia

 

El enfermo que no puede rezar cada oración en su horario puede juntar el Dhuhr y el ‘Asr o el Magrib y el ‘Isha'. También es permitido juntar estas oraciones en días de lluvia intensa, bajas temperaturas y fuertes y helados vientos. También es permitido hacerlo para la mujer que sufre metrorragia, quien padece de incontinencia, y quien teme por su vida y la de su familia o por sus bienes, y otras situaciones semejantes.

 

 

 

 



[1] Al-Bujári 2996.

[2] Hadiz Hasan debido a otros relatos que lo confirman. Al-Hakim 7941. At-Tabarani en su libro “Al-Kabir” (8/167).

[3] Muslim 686.

[4] Al-Bujári 1090. Muslim 685.

[5] Al-Bujári 1107.

[6] Al-Bujári 1112. Muslim 704.

[7] Hadiz Sahih. Abu Dawud 1220. At-Tirmidhi 553.


Previous article Next article