1. Articles
  2. La Sunnah en Nuestras Vidas
  3. Las Enseñanzas de Muhámmad (saaws)

Las Enseñanzas de Muhámmad (saaws)

Under category : La Sunnah en Nuestras Vidas
1682 2012/10/11 2020/10/24

Las Enseñanzas de Muhámmad (saaws)

(la paz y las bendiciones de Allah sean con él)


 

1. Las Enseñanzas del Profeta (saaws) sobre la higiene y la ablución[1]

 

Sus enseñanzas sobre ir al baño

 

–  Cuando entraba al baño decía:

  “Oh Allah, busco refugio en ti del mal y de los malvados”.[2]

Y al salir decía: “Pido Tu perdón”.[3]

–  Usualmente orinaba en cuclillas.

–  A veces se higienizaba con agua, algunas veces con piedras[4] y algunas veces usaba ambos.

–  Usaba su mano izquierda para higienizarse las partes pudendas.

–  Luego de higienizarse con agua, frotaba sus manos contra el suelo.

–  Cuando viajaba, se alejaba para realizar sus necesidades con el fin de ocultarse de sus compañeros de viaje.

–  A veces se escondía detrás de arbustos y otras detrás de palmas.

–  Seleccionaba las partes suaves del suelo para orinar.

–  No se levantaba sus prendas hasta cuando estuviera abajo cerca al suelo.

–  No hablaba ni respondía a los saludos mientras estuviera realizando sus necesidades fisiológicas.

–   

Sus enseñanzas sobre la ablución menor (Wudhu') [5]

 

–  Usualmente hacía la ablución para cada oración, aunque en ocasiones podía hacer muchas oraciones con una sola ablución.

–  Para la ablución, usaba una medida[6] de agua o dos tercios de ella o a veces levemente más.

–  Usaba el agua de la ablución con mucho cuidado y advertía a sus seguidores de no derrochar agua.

–  Solía lavarse sus extremidades a veces una vez, a veces dos o tres veces, pero nunca más de tres veces.

–  Solía lavarse su boca y nariz con una mano de agua y a veces dos o tres, y se lavaba su boca y nariz juntas.

–  Usaba su mano derecha para tomar el agua y su mano izquierda para expulsarla.

–  Nunca hizo ablución sin lavarse la boca y la nariz.

–  Solía enjugar toda su cabeza, moviendo con frecuencia sus manos para atrás y adelante.

–  Cuando frotaba su frente, incluía su turbante.

–  Frotaba las partes internas y externas de sus orejas junto con su cabeza.

–  Lavaba sus pies cuando no estaba vistiendo botas o medias.

–  Su ablución era en secuencia e ininterrumpida.

– Empezaba su ablución diciendo “Bismillah” y la concluía diciendo: “Atestiguo que no hay divinidad sino Allah, solo, sin socio, y atestiguo que Muhámmad es Su servidor y mensajero. Oh Allah, hazme de aquellos que continuamente se arrepienten y de aquellos que continuamente se purifican”.[7] También decía: “Oh Allah, Tú eres merecedor de toda glorificación y alabanza. Atestiguo que no hay dios sino Tu. Busco Tu perdón y me arrepiento ante Ti”.

–  Ni él ni sus compañeros decían al comenzar: “Tengo la intención de remover la impureza para hacer la oración.”[8]

–  Nunca se lavó arriba de los codos y los tobillos.

–  No era su costumbre secarse luego de la ablución.

–  Algunas veces frotaba el agua dentro de su barba, pero no siempre.

–  Con frecuencia se lavaba entre los dedos de los pies, pero no siempre.

–  No esperaba que alguien le derramara agua mientras hacía la ablución; usualmente él mismo se la derramaba, pero algunas veces otro le ayudaría.

–   

Sus enseñanzas sobre pasar la mano húmeda sobre el calzado[9]

 

–  Narraciones auténticas señalan que el Profeta r pasaba la mano húmeda sobre el calzado de cuero al realizar la ablución, ya sea que estuviera residente o viajando. Él especificó un límite de un día y una noche para los residentes, y tres días y tres noches para los viajeros.

–  Solía pasar la mano húmeda sobre la parte superior de los zapatos o medias. (También pasaba la mano húmeda sobre el turbante solo o junto con su frente.)

–  Él actuaba de acuerdo con la condición de sus pies: si estaba usando zapatos o medias pasaba la mano húmeda sobre ellos, y si sus pies estaban descalzos los lavaba.

 

Sus enseñanzas sobre el Tayammum[10] 

 

–  Hacía el tayammum en el tipo de terreno en el cual él estaba orando, ya fuera polvo, tierra o arena, y decía: “Donde quiera que alguien de mi Ummah esté cuando se deba hacer la oración, él tiene su mezquita y su fuente de purificación”.[11]

–  No llevaba arena con él en los viajes largos ni le ordenó a sus compañeros que lo hicieran.

–  Ninguna narración auténtica muestra que él hiciera un tayammum para cada oración ni ordenaba que ello fuera hecho. Él simplemente consideraba el tayammum como un sustituto para la ablución.

–  Solía hacer el tayammum golpeando el suelo con las manos una vez para luego pasarlas tanto por la cara como las manos.[12]

 

 

 

 

 



[1] Zadul-Ma`ad (1/163).

[2] Narrado por Al-Bujari and Muslim.

[3] Abu Dawud, at-Tirmidhi and Ibn Mayah.

[4] Nota del traductor: Era el elemento que se usaba en la época para higienizarse. En la actualidad el papel higiénico cumple la misma función.

[5] Zadul-Ma`ad (1/184).

[6] De aproximadamente un litro.

[7] At-Tirmidhi.

[8] Es decir que no pronunciaba la intención en voz alta.

[9] Zadul-Ma`ad (1/192). Esto puede ser hecho en lugar de lavar los pies para la ablución, bajo la condición de que los zapatos o las medias fueran puestas mientras se estaba en estado de ablución.

[10] Zadul-Ma`ad (1/192). Tayammum es un sustituto para la ablución con agua, usando tierra seca para purificación ritual cuando se es incapaz de usar agua.

[11] Narrado por Ahmad.

[12] El Tayammum está limitado a la cara y las manos y no incluye las partes del cuerpo que se lavan durante la ablución con agua.

http://mercyprophet.org

 Author:

Dr. Ahmad bin Uzman al-Mazyad

Profesor de Credo y Doctrinas Contemporáneas


 

Previous article Next article
El sitio web de apoyo a Muhammad el Mensajero de AllahIt's a beautiful day