1. Artículos
  2. Cuarenta Encuentros con el Amado Profeta
  3. El Profeta de la Misericordia – Parte 2

El Profeta de la Misericordia – Parte 2

Auther : Dr. Adel ibn ‘Ali al-Shiddy
104 2022/01/01 2022/09/25

Su misericordia con la naturaleza

Hemos mencionado que la misericordia profética incluyó no solo al musulmán monoteísta sino al no creyente también. Aquí podemos añadir que la misericordia del Profeta r iba más allá de los seres humanos para incluir los reinos animal, vegetal y mineral. El Profeta r dijo:

“Un hombre que iba caminando tuvo mucha sed, entonces bajó a un pozo y bebió de él. Cuando salió encontró a un perro jadeando y lamiendo la tierra debido a la sed. Él se dijo: ‘Esta criatura está sufriendo lo que yo sufría’ entonces bajó otra vez, llenó su zapato y subió sosteniéndolo con la boca para dar de beber al perro. Alá apreció eso de él y le perdonó sus pecados”.

Sus compañeros le preguntaron: “Oh Mensajero de Alá, ¿obtendremos alguna recompensa por [la bondad que hagamos a] los animales?” El Profeta r replicó:

“En cada criatura viviente hay recompensa”. 

(Al-Bujari y Muslim)

Por este principio: “En cada criatura viviente hay recompensa”, el Profeta r fue el pionero de todas las organizaciones y asociaciones para la protección de los derechos de los animales. El Profeta r los precedió en cientos de años cuando r dijo:

“Una mujer fue castigada por causa de un gato. Ella lo confinó hasta que éste murió, y ella entró en el Fuego del Infierno a causa de ello, porque no lo alimentó ni le permitió buscar su propio alimento”.    

(Al-Bujari y Muslim)

Con esto el Profeta r quería enseñarle a sus compañeros la bondad hacia los animales y el buen trato con ellos y mostrarles que matar a un animal sin causa justificada podría llevarlo a entrar al Fuego del Infierno. Esto es algo desconocido en las leyes hechas por el hombre incluso en la actualidad.

El Profeta r advirtió en contra de matar un animal sin razón, diciendo:

“Ninguna persona mata sin derecho un pájaro u otro animal sin que Alá le pregunté acerca de ello en el Día de la Resurrección”.  Alguien preguntó: “Mensajero de Alá, ¿Qué es lo que da derecho?” Él respondió: “Es un derecho matarlo si uno necesita comer, pero no lo es matarlo para cortarle la cabeza y arrojarlo a la basura”.

(An-Nasa’i)

El Profeta r también ordenó la bondad y el cuidado cuando se hiciera el degüelle. Dijo:

“En verdad, Alá ha decretado el ihsaan (bondad) para todas las cosas. Entonces, cuando degüelles hazlo bien. Afilen el cuchillo correctamente, y eviten el sufrimiento al animal que sacrifican”.

(Muslim)

Un erudito mencionó que algunos occidentales habían aceptado el Islam al conocer la manera islámica del degüelle de los animales, lo que evidencia la perfección de esta religión en cada aspecto. Toda la alabanza y todo el agradecimiento pertenecen a Alá.

El Mensajero de Alá r dijo:

“No utilices un ser vivo como blanco”.  

(Al-Bujari y Muslim)

Es decir no hacer de un animal vivo un objetivo al cual dispararle dado que esto es contrario a la misericordia que debe ser parte del carácter del creyente. El Profeta solía prohibir la injusticia y la opresión hacia los animales y se preocupaba por este asunto. Cierta vez entró a un jardín que le pertenecía a un hombre de los Ansar. Allí encontró un camello, y cuando éste vio al Profeta r gimió y sus ojos dejaron caer lágrimas. El Mensajero de Alá r se aproximó y le acarició la cabeza y este se calló. Entonces el Profeta r preguntó: “¿Quién es el dueño de este camello?”  Un joven Ansari respondió: “Yo soy, Mensajero de Alá”. Entonces el Profeta r le dijo:

“¿Acaso no temes a Alá acerca de este animal que Alá te ha dado? De verdad, se ha quejado conmigo que tu lo haces pasar hambre y lo fatigas en exceso”. 

(Abu Dawud – considerado Sahih por al-Albani)

Incluso los árboles recibieron la misericordia de Muhámmad r. Al-Bujari narró que cuando el púlpito del Profeta r fue construido, un árbol de palma al lado del cual él solía dar su sermón lloró como un niño. El Profeta r descendió del púlpito y lo abrazó, y este gimió como hace un niño cuando es consolado. El Profeta r dijo: 

Lloró porque ya no tendría oportunidad de oír el sermón”. Cuando al-Hasan relató esta Hadiz lloró y dijo: “Oh musulmanes, un pedazo de madera ansiaba sensibilizado estar con el Mensajero de Alá y oírlo, ustedes son más dignos de este sentimiento”

Previous article Next article

Articles in the same category

El sitio web de apoyo a Muhammad el Mensajero de AllahIt's a beautiful day