1. Artículos
  2. Cuarenta Encuentros con el Amado Profeta
  3. La adoración del Profeta ﷺ

La adoración del Profeta ﷺ

Auther : Dr. Adel ibn ‘Ali al-Shiddy
60 2022/01/15 2022/05/17

El Profeta ﷺsolía hacer muchas oraciones, ayunos, dhikr, súplicas y otras formas de adoración. Y cuando hacía un acto de adoración lo haría con regularidad. `A’ishah narró: 

“Cuando él perdía las oraciones de la noche debido al dolor o a alguna otra causa oraba doce rak`at durante el día siguiente.”

(Muslim)

El Profeta ﷺ nunca abandonó las oraciones de la noche y solía estar de pie hasta que sus pies se hinchaban. Cuando se le preguntaba acerca de ello, él decía: 

“¿Acaso no debo ser un siervo agradecido?”

(Al-Bujari y Muslim)

Hudhaifah ibn al-Yamán t dijo: 

“La otra noche oré con el Profeta ﷺ y él empezó con la Surah al-Baqarah. Pensé que nos inclinaríamos luego de cien versos pero continuó, entonces pensé que oraría una rak`ah con ella (la Surah). Pero empezó la Surah an-Nisaa’ y la recitó completa, y luego la Surah Aali `Imraan y la recitó completa; y la recitaba despacio. Cuando llegaba a un verso de alabanza, alababa a Alá U, cuando llegaba a un verso de súplica, él suplicaba, y cuando llegaba a un verso que mencionaba el castigo, buscaba refugio en Alá U. Luego se inclinó en el ruku`, diciendo: ‘Subhana rabbi al-`adhim.’ Su ruku` fue tan largo como su posición de pie. Luego dijo: ‘Sami`-Aláu liman hamidah’ y se puso de pie tanto como su ruku`. Luego se postró, diciendo: ‘Subhana rabbi al-a`la.’ Su postración fue casi tan larga como cuando había estado de pie…”.

(Muslim)

Solía orar diez rak`at regularmente cuando estaba residente: dos antes de la oración del duhr y dos luego de ella, dos después del maghrib, dos luego del `ishaa’ y dos antes del fayr. Él se apegó más estrictamente a la sunnah del fayr que a ninguna otra oración voluntaria. Nunca perdió esas dos rak`at o la oración del witr, ya fuera que estuviera viajando o estuviera residente, y no se registró que él hiciera ninguna oración voluntaria durante sus viajes excepto la sunnah del fayr y la del witr. A veces hacía cuatro rak`ahs antes de la oración del dhuhr, y una vez oró durante la noche recitando un verso del Corán, el cual repitió hasta la mañana.

Le agradaba ayunar los lunes y los jueves y decía: 

“Las acciones son mostradas [a Alá] los lunes y los jueves, y a mi me gusta que mis acciones sean mostradas mientras yo estoy ayunando.”

(At-Tirmidhi - Hasan)

Solía ayunar tres días de cada mes lunar. Mu`adhah al-`Adawiyyah preguntó a `A’ishah

“¿El Profeta r ayunaba tres días cada mes?” Ella contestó: “Si.” Ella preguntó: “¿En qué parte del mes ayunaba?” `A’ishah dijo: “No le importaba en qué parte del mes ayunaba.”

(Muslim)

Ibn `Abbas t narró: “El Mensajero de Alá r no dejaría de ayunar en los días de la luna llena (el 13, 14 y 15), ya fuera que estuviera en residente o de viaje. (An-Nasa’ihasan) y ayunaba `Ashuraa’ (el décimo de Muharram) y alentaba a la gente a ayunar.

`A’ishah dijo: 

“Él nunca ayunó en ningún otro mes más que como hizo en Sha`baan; solía ayunar casi todo el mes. En otra narración dijo: “El ayunaba todo Sha`baan excepto un poco.”

(Al-Bujari y Muslim)

En lo relacionado al dhikr, la lengua del Profeta r nunca cesaba de mencionar a Alá I, el Poderoso y Majestuoso. Él  solía mencionar a Alá I en toda situación. Cuando terminaba su oración, pedía el perdón de Alá I tres veces y decía: “Allaahumma antas-salaamu wa minkas-salaamu, tabaarakta ya dhal-yalaali wal- ikraam.” (Oh Alá, Tu eres paz y de Ti viene la paz. Bendito Tú eres, Oh Dueño de la Majestad y del Honor.) (Muslim) Y luego de terminar la oración y pronunciar el saludo final, decía:

“La ilaaha ill-Allaahu wahdahu la sharika lahu, lahul-mulku wa lahul-hamdu wa huwa `ala kulli shay’in qadir. Allaahumma la maani`a lima a`tayta, wa la mu`tiya lima mana`ta, wa la yanfa`u dhal-yaddi minkal-yadd.” (No hay dios sino Alá, solo, no tiene socio. Suya es la soberanía y a Él pertenece toda la alabanza y Él es sobre toda cosa poderoso. Oh Alá, no hay quien impida lo que Tú concedes, y nadie concede lo que Tú impides, y ningún medio beneficiará si tu no lo permites). (Al-Bujari y Muslim)

Durante su ruku` y suyud (prosternación) él solía decir: 

“Subbuhun Quddusun Rabbul-malaa’ikati war-ruh.” (Exaltado y Puro, Señor de los ángeles y del espíritu.)

(Muslim)

Anas t narró que la súplica más frecuente del Profeta r era, 

“Rabbana aatina fid-dunya hasanatan wa fil-aajirati hasantan wa qina `adhaaban-naar. (Nuestro Señor, concédenos el bien en este mundo y el bien en el Más Allá y sálvanos del Tormento del Fuego)

(Al-Bujari y Muslim)

Solía pedir el perdón de Alá I con frecuencia. Ibn `Umar t narró: 

“Solía contar que él Mensajero de Alá r decía cien veces durante una reunión: “Señor mio, perdóname y acepta mi arrepentimiento. En verdad, Tú eres el Perdonador, el Misericordioso.” 

(Abu Dawud y at-Tirmidhi, quien lo graduó como hasan-sahih)

El Profeta r prohibió el fanatismo en los actos de adoración cuando dijo: 

“Tomen solo lo que puedan hacer, pues Alá no pierde interés hasta que ustedes lo hagan.”  Y afirmó que la mejor adoración es aquella que es constante.

(Al-Bujari y Muslim)


Previous article Next article

Articles in the same category

El sitio web de apoyo a Muhammad el Mensajero de AllahIt's a beautiful day