Los Derechos del Gobernante

1 – Los musulmanes deben obedecer al gobernante en tanto no les ordene algo prohibido por el Islam. Dios dijo:

“¡Oh, creyentes! Obedezcan a Dios, obedezcan al Mensajero y a aquellos de vosotros que tengan autoridad y conocimiento. Pero si discrepan acerca de un asunto remítanlo al juicio de Dios y del Mensajero, si es que creen en Dios y en el Día del Juicio, porque es lo preferible y el camino correcto” (Corán 4:59).


2 – El pueblo debe ofrecer consejo sincero al gobernante, en una forma educada y amable, para guiarlo a él y a su gente a las cosas beneficiosas, y recordarle las necesidades del pueblo. Dios, glorificado y exaltado sea, instruyó a Moisés y a su hermano Aarón y los envió a predicarle la verdadera religión al Faraón:

“Y háblale cortésmente, para que así recapacite o tema a Dios y se arrepienta” (Corán 20:44).


El Profeta dijo:

“La religión es sinceridad”. Le preguntamos: “¿Con quién?”, y él dijo: “Con Dios, con Su Libro, con Su Mensajero, con los líderes de los musulmanes, y con el pueblo” (Muslim).


3 – Apoyarlo en tiempos de adversidad y no rebelarse contra él ni abandonarlo, aún si uno perteneciera a un grupo que no le juró fidelidad. El Profeta r dijo:

“Quien venga mientras están todos unidos bajo un mismo líder y quiera destruir su unidad y solidaridad, ejecútenlo” (Muslim).

Previous article Next article