Los Derechos de la Esposa

1 – La dote[1]. La mujer tiene el derecho a recibir una dote material de parte de su esposo que debe estar prefijada en el contrato matrimonial. Esta es una parte esencial del contrato matrimonial a la que no puede renunciar a recibir hasta que se haya celebrado el contrato. Dios dijo:

“Den a sus mujeres la dote con buena predisposición. Pero si renuncian a ella en vuestro favor, dispongan de ésta como les plazca” (Corán 4:4).


2 – Manutención para la esposa e hijos. El esposo está obligado a proveer los medios de vida y de subsistencia necesarios tales como la alimentación, vestimenta, residencia, al igual que el dinero para la manutención y gastos, según sus posibilidades. Dios dijo:

“Que el pudiente mantenga a su hijo, y a su ex mujer mientras lo amamante según sus medios, y aquel cuyo sustento sea limitado que lo haga acorde a lo que Dios le haya proveído” (Corán 65:7).


Para incentivar a los musulmanes a cuidar y mantener a sus familias, Dios ha considerado que esta obligación será recompensada como una caridad. El Profeta r dijo a uno de sus compañeros llamado Sa’d ibn Abi Waqqás:

“Por cierto que cualquier cosa que gastes, será recompensada como una caridad, aún el bocado de comida que coloques en la boca de tu esposa” (al-Bujari).


3 – La esposa tiene derecho a tomar del dinero de su esposo sin su conocimiento si éste lo posee pero no le provee adecuadamente los recursos necesarios a ella y a sus hijos. Hint bint ‘Utbah le dijo al Profeta: “Oh, Mensajero de Dios, ciertamente Abu Sufián es miserable, y no me da suficiente para mí y mi hijo, excepto lo que tomo sin su conocimiento”. Él le dijo “Toma lo que necesites para ti y para tu hijo, pero no te excedas” (al-Bujari).


4 – Compasión y amor. Esta es una de las cosas más importantes que el Islam ha ordenado al esposo, porque la esposa necesita de un corazón amante en su esposo y un esposo que juegue con ella y satisfaga sus deseos. El Profeta r le dijo a Yábir y:

“¿Te has casado Yábir?”. Yo respondí: “Sí”. Él me dijo: “¿te has casado con una virgen?” Yo respondí: “No”. Él dijo: “¿Por qué no te casas con una virgen joven, para que puedas jugar con ella, y hacerse reír el uno al otro?”.


5 – Preservar sus secretos. El esposo debe mantener en el ámbito privado las relaciones íntimas, y abstenerse de revelar los secretos de ella, sus falencias, u otros defectos que conozca de ella. El Profeta dijo:

“La peor gente a la vista de Dios en el Día de la Resurrección, es el hombre que tiene relaciones con su esposa y luego divulga sus secretos” (Muslim).


6 – Tratarla con benevolencia. El esposo debe tratar a su esposa con benevolencia. Debe consultarle acerca de los asuntos diarios, proveerle los medios para su felicidad y demostrarle que la ama, jugando y bromeando con ella. El Profeta dijo:

“Los mejores creyentes y cuya fe es más completa son los mejores de carácter y maneras, y el mejor entre ustedes es el que mejor trata a su esposa” (at-Tirmidhi).


7 – El esposo debe ser paciente con sus faltas, y no debe mofarse de ellas. El Profeta r dijo:

“Que un creyente no desprecie a una creyente. Aún si detesta una cualidad de ella, estará satisfecho con otras” (Muslim).


8 – Debe protegerla celosamente y no llevarla a lugares de corrupción. Dios dijo:

“¡Oh, creyentes! Protéjanse a vosotros mismos y a vuestras familias del Fuego, cuyo combustible serán los hombres y las piedras” (Corán 66:6).


9 – El esposo debe proteger la riqueza de su esposa. No debe apropiarse de nada que pertenezca a ella a menos que ella le de su permiso, y no debe utilizar sus propiedades sin su consentimiento.



[1] La dote en el Islam es un regalo pre matrimonial que el novio obsequia a la novia.

Previous article Next article