1. Artículos
  2. Cuarenta Encuentros con el Amado Profeta
  3. Derechos del Profeta (saaw) – Parte 1

Derechos del Profeta (saaw) – Parte 1

Auther : Dr. Adel ibn Ali al-Shiddy
1291 2012/11/19 2022/11/26

 Alá nos ha honrado al enviarnos al Profeta Muhámmad (saaw) y nos ha favorecido al hacer conocido su mensaje.

Él dijo:

“Alá ha agraciado a los creyentes enviándoles un Mensajero de entre ellos que les recita Sus preceptos, les purifica y les enseña el Libro y la sabiduría [la Sunnah]. Y por cierto que antes se encontraban en un extravío evidente”. (3:164) 

De hecho, el Mensajero de Alá  tiene muchos derechos sobre nosotros los cuales nosotros deberíamos observar, y tener precaución de incum-plir. Entre ellos están:

 Creer en él

El primer derecho del Profeta  es que creamos en él y en su mensaje, pues quien sea que no crea en el Mensajero de Alá  y en que él es el último de los profetas y mensajeros, no es un creyente, incluso si creyera en todos los profetas que vinieron antes de él.

El Corán contiene muchos versículos que ordenan creer en el Mensajero de Alá  y en el mensaje que trajo. Por ejemplo:

“Creed en Alá, en Su Mensajero y en la Luz que hemos revelado [el Corán]. En verdad Alá está bien informado de cuánto hacéis”. (64:8) 

“Por cierto que los verdaderos creyentes son quienes creen en Alá y en Su Mensajero, y no dudan en contribuir con sus bienes o esforzarse por la causa de Alá. Ésos son los sinceros en la fe”. (49:15)

Así como informó que el no creer en Alá y en Su Mensajero es causa de la destrucción y el castigo doloroso:

“Esto [es lo que ellos merecieron] porque combatieron a Alá y a Su Mensajero, y quien combata a Alá y a Su Mensajero sepa que Alá es severo en el castigo”. (8:13)

Y el Profeta  dijo:

“Por aquel en cuyas manos está el alma de Muhámmad, si alguien de esta nación (los musulmanes) o un Judío o Cristiano que oiga acerca de mí y luego muera sin creer en aquello con lo cual fui enviado, será indefectiblemente de los habitantes del Fuego del Infierno”. (Narrado por Muslim)

 

 Seguirlo

Seguir al Profeta es la evidencia real de que se cree en él. Quien diga que tiene fe en el Profeta  pero luego no obedezca sus enseñanzas, ni abandone lo que él prohibió, siguiendo su Sunnah ha mentido acerca de su fe. Pues la fe es lo que se establece en el corazón y se prueba con acciones.

Alá expresa que Su misericordia es para los creyentes que siguen el ejemplo del Profeta

“Mi misericordia lo abarca todo, y se la concederé a los piadosos que pagan el Zakát y creen en Nuestros signos. Aquellos que siguen al Mensajero y Profeta iletrado [Muhámmad], quien se encontraba mencionado en la Tora y el Evangelio, que les ordena el bien y les prohíbe el mal, les permite todo lo beneficioso y les prohíbe lo perjudicial, y les abroga los preceptos difíciles que pesaban sobre ellos [la Gente del Libro]; y quienes crean en él, lo secunden, defiendan y sigan la luz que le ha sido revelada [el Corán] serán quienes tengan éxito.” (7:156-157)

Adicionalmente, Alá ha prometido una mala consecuencia para aquellos que ignoran el consejo de Su Mensajero  y se oponen a sus enseñanzas:

“Aquellos que desobedezcan las órdenes del Mensajero de Alá [y rechacen su Mensaje] estén precavidos, no sea que les sobrevenga una desgracia o les azote un severo castigo”. (24:63)

Alá ordenó observancia de todo corazón al juicio de  su Mensajero , cuando dijo:

“Pero no, [juro] por tu Señor que no creerán a menos que te acepten como juez de sus disputas; y no se resistan a aceptar tu decisión y se sometan completamente”. (4:65)

             Amarlo

Entre los derechos del Profeta  sobre su nación es que lo amen profundamente.

El dijo: “Ninguno de ustedes cree [verdaderamente] hasta que Yo sea más amado para él que su hijo, su padre y todas las personas”. (Al-Bujari) 

En consecuencia, si una persona no ama al Mensajero de Alá  no es un creyente, incluso si tiene un nombre musulmán y vive entre musulmanes.

El mayor grado de amor por el Mensajero de Alá es amarlo más que a uno mismo. `Umar ibn al-Jattab  una vez le dijo al Profeta: “Oh Mensajero de Alá , tu eres más amado para mí que cualquier cosa, excepto yo mismo”.

El Profeta  le replicó: “No, por aquel en cuya mano está mi alma, no [se completará tu fe] hasta que yo sea más amado para ti que tú mismo”.

Entonces `Umar  dijo: “Ahora, por Alá, tu eres más amado para mí que yo mismo”. Entonces el Profeta  le dijo: “Ahora [has completado tu fe], ‘Umar”. (Al-Bujari)

Apoyarlo

Esto está entre sus derechos más claramente confirmados tanto durante su vida como luego de su muerte. Durante su vida sus compañeros cumplieron este deber de la mejor manera. Luego de su muerte, sin embargo, apoyarlo significa la defensa de su Sunnah cuando fuera expuesta a ataque por parte de sus enemigos, o fuera distorsionada por los ignorantes o criticada por parte de aquellos que buscan anularla. También incluye la defensa de su noble persona cuando fuese abusado, ridiculizado o descrito de una manera no apropiada.

En tiempos recientes, ha habido un incremento de las campañas para deshonrar y desacreditar al Profeta del Islam. La Ummah en su conjunto (comunidad de creyentes) debe levantarse para defender a su Profeta con cada medio posible para acallar las mentiras, insultos y calumnias de sus detractores.

 

Next article

Articles in the same category

El sitio web de apoyo a Muhammad el Mensajero de AllahIt's a beautiful day